Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 20
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Escribir

    'Escribir es un mal vicio, viene como pasajero, nos visita como huésped y se queda como amo y señor'. 

    Cuando se acepta que escribir es una necesidad como puede ser amar, se acepta como algo que se piensa que se puede dominar, pero finalmente escribir, bien o mal, digo escribir, se queda y termina siendo un vicio; un vicio que exige y un amo y señor que ordena se le paguen impuestos: un vicio sale caro. Cuando se tiene un vicio como puede ser escribir es un dolor tan grande que hace daño, ¡cuánto dolor! y que penuria ser esclavo de un ordenador que te ordena.
       
    Escribir es un acto que no cuesta ningún esfuerzo, se diría que lo haces porque sí, es pasajero, además, en ese momento no tienes otra cosa que hacer, o para matar el tiempo, pero si te engancha jamás dejarás de escribir: escribir es inmortal como el amor, 'amores que matan nunca mueren'. Canta el Sabina.
       
    No obstante, ¿dónde está el límite? ¿El vicio de escribir se debe respetar con la constitución en la mano por el derecho que tiene la persona a su libertad de expresión, a vivir como quiera, o por el contrario, la justicia debe actuar al considerar que es una persona incapaz de salvaguardar su propia salud, su vida y la de los demás? ¿Si Dios pecara sería Dios? ¿Si un ser humano pasara hambre sería un ser humano? ¿Si una lengua y su palabra encontrara otra palabra dejaría de ser una lengua? Si unos labios fuego carmín, si unos ojos negro azabache, si una mirada de soslayo... Si una noche de mi frente se dejara caer una gota de amor sobre tu piel y ardiera como frase mágica un te quiero que incitara una vez más a besar tu oscura boca... Sí, amor.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook