Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 09
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Fes memòria

    La reforma fiscal y las otras. Los recortes. La sanidad. La educación. El Estado de Bienestar. Impuestos. Déficit. Fraude. Corrupción. Paro. Enfermedad. Treinta días tiene un mes. Y otros daños colaterales.

    Años a la espalda, muchos, y de todos, algunos mal llevados. La casa. La familia, ay, la familia, los muertos, los vivos, los idos. Los hijos, ay, los hijos, los quehaceres de antes, el aburrimiento de ahora. La fatiga. La monotonía. El cansancio.

    "La memoria es como el mal amigo; cuando más falta te hace, te falla". Calendario Zaragozano.

    Estado de ánimo cercano a la depresión.

    -Solución: ¿con ayuda o sin ayuda?
    -¿Ayuda?
    -Sí, ayuda profesional: psicólogo, psiquiatra...
    -No, eso no.
    -Pues algo hay que hacer.
    -Trabajar, me conformaría con trabajar.
    -¿Te conformarías?
    -Sí.
    -Trabajar en este país es un lujo.
    -Si es un lujo yo pagaría por ese lujo. Y sentirme útil.

    Ayer, mi esposa y yo fuimos al correfur (sé que no se le dice así, pero no importa), y al pagar en caja, mi esposa se dio cuenta que detrás había un señor con un pan, un envoltorio de charcutería y una botella de agua (supongo que era para hacerse un bocadillo, pero no importa). Entonces le dijo que pasara delante, que nosotros no teníamos prisa (yo sí, me repatea ir a los centros comerciales, pero no importa). El señor acepto de buen agrado (seguro tenía el tiempo justo para comer el bocadillo y seguir trabajando, pero no importa). Y al pasar hacia delante le pregunta a mi esposa:

    -¿Usted no es la esposa de ese escritor tan famoso?
    -Sí. (Aunque nadie sabe quién soy. Ni escribí un libro en mi vida. Ni la lista de la compra siquiera. Pero me apasiona escribir, eso sí, pero no importa).
    -Por eso es usted tan amable, porque su marido es escritor.
    -Pues no, cuando conocí a mi marido ya era amable. (El milagro es que lo siga siendo después de tantos años conmigo, pero no importa).

    A mi esposa le gusta relacionarse con la gente, a mí no. Pero no importa. Aunque espero que llegue el día que alguien se de cuenta de que las cosas importan, por nimias que sean importan.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook