Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 22
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Honor a lo que amo

    Cuando escribo, no me atormenta la idea de mentir porque sé que el que escribe no debe tener miedo de llevar al papel sentimientos donde destacar elementos que tal vez sean vistos solo por sus ojos pero que juraría ser la realidad. Por eso, hoy quiero adelantar mi declaración jurada de bienes. Para empezar, debo decir que tengo madreñes, coche y una bicicleta. También tengo casa. Soy rico, pero no por estos bienes, a los que añado otros enseres y mi viejo ordenador que me ordena, soy rico por lo siguiente:

    -Por la inmensa suerte que tuve al conocer a mi esposa quien me regaló dos hijas a las que adoro.
    -Por la lealtad de dona, mi confidente amiga, que por más de una vida no deja de mover su cola en señal de alegría por mi presencia.
    -Por ella, mi amiga del alma, que a pesar de los pesares aún me sigue leyendo en silencio.
    -Por amigos como Ernesto o Antonio, que comparten, y yo con ellos, partida de truc los domingos, también alegrías y tristezas, y sobre todo, porque me quieren aún conociendo mis múltiples de defectos.
    -Porque disfruto al tomar café cada mañana en compañía de mi sabio amigo Eugenio, de sus consejos, de sus naranjas que me regala, y que me negaría a sacrificar por nada.
    -Porque duermo sin dolor de conciencia y mis insomnios solo son provocados por alegrías.
    -Porque controlo mis ambiciones y soy incapaz de acometer de manera consciente acciones que pudieran manchar el apellido de mis hijas, el mismo que yo heredé de mis padres.
    -Porque me encanta la vida de este pueblo, sus gentes y su cultura, y porque será un privilegio para mí participar como vecino cuando decidan su propio futuro.
    -Porque soy libre en Les Seniaes (donde todo comenzó).

    Después de tanta riqueza, ¿a qué más debo aspirar que no sea salud y fuerza para combatir el día? ¿Para qué quiero bienes materiales si tengo paz de espíritu? También quiero citar en mi declaración a Pepín y Vicente, quienes me advirtieron que al no ser de este pueblo nunca comprendería a sus gentes por no tener referentes para aquilatar el valor de su idiosincrasia. Nada más lejos de la realidad, porque del aprecio que recibo de mis vecinos conozco su verdad. Así que, con activos de tan incalculable valor, puedo ufanarme de tener la mayor riqueza de este mundo.

    He aquí las válidas razones por las cuales proclamo, aquí y ahora, que soy rico en amores. Honor a lo que amo. No tengo más que decir. (Regreso a mi mundo).

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook