Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 30
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La araña.

    Esta mañana en la playa sucedió algo curioso. Estaba con la niña Atenea haciendo un pozo en la arena y apareció una araña. Al verla, se nos ocurrió tirarla al pozo y enterrarla para ver si era capaz de asomar la cabeza. Para nuestra sorpresa no solo asomó la cabeza, sino que se fue por donde vino como si nada hubiera pasado. La araña para salir del pozo se aprovechaba de la arena que le tirábamos con la cruel finalidad de enterrarla para asentar sus patas sobre ella y salir a la superficie. Ella era más rápida escalando que nosotros echando arena. Sin embargo, a la araña de poco le sirvió pasar la prueba del pozo, pues la niña Atenea al verla simplemente la aplastó con el pie.

    De vuelta a casa, porque el experimento de la araña me dejó estupefaciente, pensé que en mi vida también pasé por más de un pozo negro, incluso estaba dispuesto a jurar que alguien me echaba arena para enterrarme, y desesperado e impotente me dejaba atrapar. No supe aprovecharme de la las circunstancias para salir a la superficie.

    Para salir de un pozo, según la lección de vida de la araña, lo primero hay que tener voluntad, o sea, querer salir. Lo segundo ser creativo y olvidarse de quien nos está echando arena y sobre todo lo que pretende. Hay que dejar de cantar miserias y de preguntarse ¿por qué a mí? Y, sobretodo, mirar hacia adelante, de lo contrario nos podemos morir de pena antes de asfixiarnos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook