Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 27
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La esencia que miente y mata

    "La ventaja de esperar lo peor es que al final las cosas nunca resultan tan graves".

    Estúpido consuelo el mío dada la actual situación de indiferencia y menosprecio que vivimos. A veces cortinas de humo me nublan la vista en una oscura realidad y por momentos no sé dónde vivo, y la tristeza me embarga reconociendo en mí la cara del miedo. Hoy el asombro ocupa mi tiempo.

    Lo ocurrido en mi pueblo colma todas las instancias de la razón, pero esa no es la cuestión que desnuda la tragedia, porque el caso va más allá de la muerte de una niña que aparentaba ser mujer. Ocupada desde sus sueños infantiles en traficar con la esencia que miente y mata, vivía con la misma euforia que hoy presenta demasiada gente en nuestro entorno social como para que aquí nadie sepa nada.

    Antes, en mi pueblo todos conocíamos a los vecinos ricos, vivían en casas señoriales y tenían tierras, campos de naranjos y de arroz; también los corredores que compraban y vendían eran vecinos ricos, y el alcalde, y el boticario, y el prestamista usurero: todos ellos colmados de éxitos eran prohombres ricos. Pero ahora los ricos han cambiado de negocio.

    Digo, y aclaro, que la droga cada vez ha llevado más su lucrativo excremento hasta las mismas entrañas de una parte de la sociedad. La tragedia es esa. Antes, todos sabíamos el cómo y el cuándo, el cuánto de otro vecino y de dónde. La paz competía con los juegos de azar de manera encarnizada. Ahora, en mi pueblo herido ocurre que, con un pretexto cualquiera, uno puede doblar una esquina y encontrarse con un camello trapicheando. Lo que demuestra esta tragedia es el lamentable hecho, la confirmación veraz, la dolorosa certeza de cómo ha ido la droga adueñándose de la vida en ambientes invisibles. A pesar de algunas coincidencias, a las autoridades aún les falta pasar de las palabras a los hechos con audacia, llegar a un lugar alto y desde allí dar el palo y ser ejemplo. Lo demás tendrá que aportarlo una sociedad de bien con la angustia de saber que como pueblo, estamos dejando a nuestros hijos un futuro cada vez más incierto. Hablo de mi pueblo o de cualquier otro donde tampoco nadie sabe. Quizá porque todos vivimos en ellos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook