Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 27
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La felicidad de mi niña

    Para unos la felicidad es concebida como un propósito de vida, para otros su búsqueda se ha convertido en una obsesión. Para mí la felicidad eres tú.

    La felicidad es un propósito fundamental de vida, sin embargo, la felicidad no se puede perseguir, es algo que se obtiene o se encuentra sin buscarla:

    "La felicidad continua es aburrida: ha de tener sus altas y sus bajas". Moliere.

    "La felicidad solo puede ser capturada si no se persigue". F. L. Lucas.

    Los más radicales entienden que la felicidad es un imposible:

    "La felicidad solo se alcanza en el cielo". E. Davies.

    "La felicidad no existe". Charles de Gaulle.

    Si en la vida se gana y se pierde, entonces:

    ¿La felicidad consiste en poseer lo que otros no pueden conseguir?

    ¿Qué es la felicidad?

    La felicidad ha sido vinculada a una buena cuenta bancaria, a un buen cocinero y una mejor digestión, ¿eso es la felicidad? ¿Es solo mental el sentirse feliz? ¿Es un hecho racional? ¿Es un estado de ánimo en perfecto equilibrio material, espiritual, mental, social?

    "La felicidad es tranquilidad mental". Cicerón.

    -"La felicidad es una conciencia limpia". Edgard Gibbon.

    -¿Eres feliz? Te pido que hoy, antes de desandar tu camino y digas lo que no sientes, hagas tu propia definición de la felicidad. (No te olvides de mí ni de tus sueños).

    Te quiero, mi niña.

    Momentos felices, Gabriel Celaya.

    (De "De claro en claro", 1956).

    Cuando llueve, y reviso mis papeles, y acabo tirando todo al fuego: poemas incompletos, pagarés no pagados, cartas de amigos muertos, fotografías, besos guardados en un libro, renuncio al peso muerto de mi terco pasado, soy fúlgido, engrandezco justo en cuanto me niego,

    y así atizo las llamas, y salto la fogata,

    y apenas si comprendo lo que al hacerlo siento,

    ¿no es la felicidad lo que me exalta?

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook