Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 04
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La felicidad prometida

    El concepto felicidad ha sido analizado desde que el mundo es mundo por sociólogos, psicólogos, curas, y otros cientos de millones de gentes sin oficio reconocido que se sienten preocupados por conocer la felicidad prometida y experimentarla en estado puro.

    Cada uno de nosotros vivimos preocupados por encontrar la felicidad y así poder saborearla. A veces solos y en compañía otras. Se trata de ser feliz. Lo cierto es que cada cual si encuentra la felicidad la percibe de manera diferente, porque cada uno de nosotros somos seres únicos, por lo tanto, lo que a uno le hace feliz a otro no. Y viceversa.
     
    Según me cuentan, hay quien nunca tuvo la necesidad de buscar la felicidad. Hay quien nunca le preocupó ni perdió un minuto de su vida en analizar con patrones de conducta y comportamientos, y teorías de psicólogos que simplemente quieren que se les escuche. Ser feliz, el asunto es ese. Él no buscaba la felicidad porque ya lo era, y lo sabía, y le importa un carajo los que corrían detrás de ella como si les fuera la vida en ello: así nunca la encontrarán, decía, porque no son capaces de dejar a un lado sus asuntos inaplazables y viven en un mundo donde la felicidad no tiene opción. Pero sí le preocupa la gente que vive permanentemente cantando miserias. Porque hay profesionales que cantan miserias cada día porque creen que todas las de este mundo les tocaron a ellos. Y no son los niños cantores de Viena.

    Lo verdadero es que lo del mercado me impacto: si los tiempos han cambiado las costumbres debieran cambiar también. Y lo uno lleva a lo otro, entonces, y esta vez no pediré perdón, este país aún no es lo suficientemente pobre para volver a la verdad desde su arrogancia: son muchos los que siguen viviendo en una nube. Felices se les veía a todos los que tenían montados sus puestos en el mercado tal vez porque habían aceptado la realidad de las cosas y se pusieron en su lugar, e infelices a todos los demás.

    Ser feliz, he ahí el gran dilema, el drama, la tragedia... La tragedia es ser feliz y no saberlo. Y esto ocurre mayoritariamente a personas que buscan la felicidad a toda costa sin importarles todo lo demás. Lástima.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook