Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 25
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La lucidez de un hombre venido a menos

    "Porque las cosas no se aclaran nunca con la mentira ni con el silencio". Pablo Neruda.

      
    Fue su vida, la vida de un hombre que nunca estuvo perfectamente loco, ni todo lo contrario, como mucho se mantuvo bordeando la locura, buscándola tal vez o quizá desafiándola. Nos conocimos en la sala de espera de la desesperanza y enseguida sintonizamos, hasta el punto de pedirle que nos citara el mismo día y la misma hora a la que llegábamos con antelación para cambiar impresiones.  
      
    Nadie mejor que él tuvo conciencia de su situación, nadie mejor que él explicaba la locura con tanta cordura valiéndose prudentemente del escudo de la metáfora. Así, para tomar distancia respecto a sus problemas mentales y poner un plano objetivo, me decía que recurría a menudo a la ficción y en ella razonaba sus controversias.  
       
    "Como sucede a las personas que no están completamente idas pero son de clara inteligencia, se dan cuenta perfectamente que su estado mental no es normal. Las ideas les bullen en el cerebro con una rapidez inusitada, pero de manera confusa, aunque nunca tan confusa que no les permiten comprender esa misma confusión. Cuando duermen lo hacen con un sueño irregular poblado de toda clase de visiones, desde las dulces que los acercan a los tiempos de su infancia, hasta las terroríficas de descalabros y catástrofes del presente".
      
    Con la misma lucidez con que describe sus síntomas, describe también las causas de su locura. Pero ayer, como la nube que herida por el rayo se deshace en copiosa lluvia, él se diluyó en si mismo, su valor de hombre bueno no lo pudo evitar. Rompió su compromiso con la vida y sin darse una explicación se batió en retirada como esos enfermos graves que no tienen la esperanza de salvarse y mueren porque el desánimo les abandona antes que la salud. Creyó ser fuerte y no lo era. Entonces, ofuscado, buscó el alivio del amor fácil con el farmacéutico, y toda la gama del vicio y el desorden entraron en su universo. Su salud se deterioró considerablemente. Padecía insomnios, alucinaciones, y el delirium trémens encontró una víctima más en aquel sistema nervioso sensible y en su cerebro débil y alocado. El manicomio rompió nuestra amistad, fue el final de algo que no sabría describir. (Creo que de momento no iré a visitarle).

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook