Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 08
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Lo tenía que intentar

    Vale, sí, es cierto, lo de por la mañana era una paranoia, una disculpa para una decisión ya tomada, pero tenía que ser; ni me dolía la cabeza que ya es decir. Lo tenía que intentar.

    Lamento contradecirme una vez más, pero entre tantas urgencias reclamadas solo la tuya podía atender. Tenía dudas, muchas, y también miedo. A veces volver al pasado es letal pero lo tenía que intentar. Más por mí que me toca recordarte. Ya digo. Salí de casa por nuestros pasos con la intención de volver a Les Seniaes, y al dar la primera revuelta y enfrentarme a ellas me entró un ataque de pánico y quedé paralizado. Me senté. Miraba una y otra vez... ya sabes, de soslayo, como siempre. Me levante y di la vuelta. Me fui y volví. Y pensé no pasar más allá del letrero. Solo. Y sin darme cuenta estaba en el paraíso, donde todo comenzó. Desde el 17 de julio no había vuelto. Cómo duelen Les Seniaes sin ti. Cada revuelta tiene su historia, cada recta, cada árbol. Cada caseta con su perro. Y todo me recordaba a ti. Te diré que todo sigue igual, ¿recuerdas aquél perro grande que nos ladraba al pasar la segunda revuelta? pues aún sigue allí. Pero no ladró. Y eso que me paré y me enfrenté a él en plan chulesco... Y si te dijera que al verme dejó caer una lágrima... ¡Joder, dona!. Los dos nos miramos como dándonos el pésame... Quizás él también te quería y lo expresaba a su manera. Ya sabes cómo es el amor. Hablo sencillamente de tener el coraje que me debiera sobrar pero no, porque no. Hablo entonces de dedicarte más de 19 días y 500 noches. Y nada. Mi carácter ya no tiene voluntad. Con él y dos lágrimas, pensé que mañana volvería y juntos... Pero ni mañana ni otro día. No volveré a Les Seniaes. O quizá lo intente de nuevo en primavera cuando la floración del azahar obre el milagro de la creación. Igual un milagro lleva a otro.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook