Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 01
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Paco

    Un lunes feliz, Quizá ya ocurrió quiere hacer un homenaje a la colindancia ciudadana, a la mirada franca, a la humildad, a la honradez, al desinterés: un homenaje a la amistad. Me había hablado de él mi hija Patricia, me había dicho cómo era, y ahora también lo digo yo. Hablo de Paco, y animo a las personas que lo conocen que se sumen a este reconocimiento público, y que de manera inequívoca dejen constancia escrita de su verdad.

    Se debe admitir porque sí, que hay personas difíciles de querer. Son personas cuyas acciones, palabras o actitudes, hacen que nos resulte muy difícil entregarnos a ellas. Y reaccionamos negativamente porque interpretamos por su forma de ser que no son confiables. Aunque nadie sabe las motivaciones que hay detrás de esas personas para que obren así. A veces ni ellas lo saben. Son una pena. También hay otras personas que pueden detectar un comportamiento tóxico y cortar de raíz una relación antes de que llegue a consolidarse. Sobre estas personas tengo que decir que son pocas. La mayoría nos dejamos embaucar ignorando las señales de peligro hasta que están muy dentro de nosotros y las opciones tanto de quedarse como de irse son las mismas; estas personas pueden llegar a convertirse en una verdadera tortura. Sería admirable si de manera espontánea y natural pudiéramos confiar sin reparos a la vez que estimar, apreciar, incluso querer a cualquier persona que se nos cruzan sin más por el camino. Porque hablo de amistad. De esa amistad ligada al apego que nos hace sentir que la persona es "nuestra" sin conocerla, que nos lleva a sentir que no hay peligro, que somos iguales. Alguien como Paco, vecino que conocía de "hola" y "buen día" y casualmente ayer compartí unas palabras apresuradas. De viejo, y sin ser de esas personas que detectan de raíz un comportamiento tóxico, uno adquiere cierto sentido para identificar la amistad. Y puedo asegurar sin temor a equivocarme, que Paco es de esas personas confiables que delatan amistad a primera vista sin ningún género de dudas. Es lo que creo, y sería capaz (ya) de poner la mano en el fuego por él sin apenas conocerlo. Por eso, si un día alguien se encuentra con él, mírenle a los ojos y enseguida se darán cuenta que es persona confiable: no hay fraude en su mirada.

    Sin Dios, sentimientos, ideologías ni utopías, sin un Paco amigo qué sería de nosotros. Sin nada de eso, ay, dona, entonces sí que seríamos pobres de verdad, tanto que, por no tener, no tendríamos ni esperanza.
     
    Gracias por tus palabras apresuradas de ayer y tu franca mirada, Paco. Y disculpa la intromisión, pero no estoy acostumbrado a personas como tú. En fin, solo pretendo que se sepa.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook