Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 20
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Para dudas las de una bella mujer.

    La vida enseña que si sales a caminar has de ir con ganas y convencimiento, pues hacerlo descuidadamente levanta más polvo de lo que se es capaz de respirar.

    Estamos de prestado, vamos de paso por la vida y miramos de soslayo a los demás. Estamos en precario en este mundo y no le damos demasiada importancia, pero yo, que tomo la vida en serio, me revienta que aparezca alguien con imposiciones. Aleja la atención y la curiosidad de mi camino.

    Este ejemplo que expondré a continuación ilustra perfectamente la necesidad de actuar a tiempo y con ganas en vez de perderse en razonamientos intelectuales con la misma carita inocente que visitamos a la señorita psiquiatra:

    Si hubiera una bella mujer herida por una flecha en su corazón con mortal veneno y apareciera un viernes de fiar acompañado por un poeta para curarla, es posible que esa bella mujer, si fuera sensata dijera: "No, no voy a permitir que un poeta me quite la flecha, quiero un médico, y luego un asesino a sueldo para que se encargue de la persona que me hirió. No quiero que otro cobarde me vuelva a herir. No quiero llevar una vida bajo el brazo hasta que quien decida, dios o demonio, declare si un viernes es o no confiable, y el resto de la semana, también si el amor existe, y si existe me lo presente. No quiero sanar sin saber si mi vida seguirá o no siendo mejor después de la muerte. No quiero una vida insana para morir ni una muerte sin saber... No quiero que mi existencia sea declarada viva o muerta con tantas dudas".

    A una bella mujer con tantas dudas le recomendaría un poeta para vivir y si de morir se trata, si no es por amor (y resucitar contigo) no merece la pena.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook