Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 22
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Para olvidar hay que tener memoria.

    Solo hay una cosa peor que el olvido, y es pensar que Les Seniaes no son el paraíso donde todo comenzó. Me cuentan que van diciendo por ahí ¡manda güevos! que Les Seniaes de paraíso tienen tanto como el amor de bendito, así sin más.
     
    Uno, siempre se desenvolvió mal que bien por la vida soñando con los centenarios amores, con las noches de luna llena y los amaneceres sin ti. Con dona por qué te fuiste ¡maldita tu muerte!. Uno, mal que bien llegó hasta aquí y no es poco. Pero sin la sonrisa en tus labios ni la luz de tu mirada todo cambia... La fortuna es el dinero que ha parido todos los asuntos inaplazables y mañana mejor que hoy he quedado. El silencio se hace dueño de la situación y entonces sí que estamos perdidos... que existan Les Seniaes o no no es lo de menos.
     
    Ayer, en agradable tertulia, una amiga me confesaba que la depresión y la falta de interés la estaba matando. Pero que en la botica había encontrado la felicidad. Me lo pintaba con pinceles de colores. Ella me merece gran respeto pero me indignó, porque es cierto, los boticarios están acabando con las posibilidades de amar y poniendo en peligro la certeza de que Les Seniaes existan. Y a más creyendo que las vidas paralelas no se juntan. Ella está convencida que no merece la pena vivir sin pastillas de colores. Y comparte su interés con la gente que la quiere y quiere.
     
    Por todo esto, y porque con el tema de los boticarios un viernes quiere perder la fe y el interés por las cosas bellas de la vida, debemos defender y fortalecer el bendito amor con independencia de las creencias y los estados de ánimo depresivos. Si Les Seniaes no existieran había que inventarlas. Quién no lo entienda así, que mastique la lengua con sus palabras de vida triste. De farmacias y de ir a misa que llegamos tarde, de oír y no escuchar, de no prestar atención, algunos y algunas estamos más que hartos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook