Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 14
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Patricia.

    Lo únicos que pueden sacarla de sus casillas son sus amigos. Soporta falsedades y maledicencias, y no con buen talante, a pesar de considerar que es parte del precio que hay que pagar por ser leal a sí misma. Esta mañana en nuestro paseo matutino por Les Seniaes, me habló de alguien que la tiene preocupada por su desapego con el cargo público que desempeña. No es de bailar al ritmo que toque cualquiera.

    Los hay que se amargan y se sienten vencidos por la más mínima victoria o avance de otros. Se lamenta de los tristes derrotados por el triunfo ajeno. No todo el mundo tiene el poder de su parte, ni la licencia estúpida que le da para insultar. Los insultos son noches de luna y nubes, silencio, oscuridad. Son lo peor de los cobardes.

    Patricia es como es, con principios incorpóreos, con asombros y luchando; a veces pesimista pero siempre soñando. Paga sin rechistar lo que le cuesta ser ella misma. Estima que el trabajo y las obligaciones diarias son el empeño, como el arte de vivir en sociedad, la más pura idiosincracia del ser humano.

    Más allá de lo que sea, merece la pena luchar por un ideal, por algún abrazo o un beso. Merece la pena ver amanecer aunque nada más sea por volver a empezar. Ella es Patricia y yo su padre, que si no es mucho entonces es la hostia bendita.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook