Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 23
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Pécora!.

    Me trae sin cuidado la verdad por triste que sea si no tiene vuelta de hoja. No tanto ya la mentira. Y sobretodo quien la ejecuta. Quien de su vida triste justifica horrores y afila sus garras en busca de afines para su causa, que Dios se apiade de su alma. Amén.

    La mentira ha llamado a su puerta y como un amigo gorrón se ha quedado a vivir. A la mentira no le gusta la soledad, es más de estar en compañía. Y hacer daño. Quien pregona maldades con tintes de misericordias en su trinchera de intereses miente a la dignidad y a los principios. Miente al mensajero. Miente al hambriento. Miente al indefenso. Disfraza la verdad. Quien disimula la verdad entre sus desvergüenzas se miente a sí misma. Y así, con la cara de ir a misa los domingos, ¡hipócrita!, va conquistando adhesiones y ganando simpatizantes. Pero la mentira siempre será mentira y al final la verdad muerde la duda y sale a la luz. Nada justifica la mentira y el engaño. La mentira esclaviza y la verdad libera.

    A la gente sencilla de mi pueblo les digo que si la ven vestida de lagarterana no la miren a los ojos ni le pregunten: es verdaderamente maliciosa y vengativa. Pero si no la pueden evitar y ella les pregunta, díganle que solo pasaban por allí y denle desprecio al irse. Aunque solo sea de soslayo. ¡Pécora!.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook