Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 29
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Por qué nadie me regala una rosa?

    Ayer me dormí con la radio y la tormenta de agua y viento que asola parte de Andalucía y Murcia, y en especial Lorca. ¿Qué pecado cometería Lorca para que la madre naturaleza le infrinja tanto dolor? Luego creo haber soñado que vivía en un país donde los diputados se ganaban su salario sin que el jefe les tuviera que enviar una carta con acuse de recibo para que asistieran al trabajo. O no, no era salario, el salario es además, eran comisiones. Los diputados en ése país cobraban 584€ de comisiones por "intermediar en negocios" (según la RAE). Duermo y sueño, sueño y leo levante-emv.com. (Mi desvelo). Esta realidad no es un sueño es una maldita pesadilla. Me quiero ir de esta realidad y no puedo. Entonces me doy cuenta que es sábado de los fieles difuntos y que soy viejo. De joven creía que los viejos siempre tenían razón, tal vez por las experiencias vividas. Pero no, nos dan la razón, pero no la tenemos, ni sabemos dónde se encuentra. De viejo me doy cuenta que de joven estaba equivocado. Y me conformaría con ser capaz de admitir la realidad sin romperme.

    Cada día que pasa soy más viejo. Cada día que pasa leo la prensa arrepentido. Cada día que pasa me invento ilusionado una realidad distinta. Una emoción. Una sonrisa. Una rosa, ¿una rosa? Sí, ¿por qué nadie me regala una rosa? Estoy convencido que el amor es la respuesta a todo, incluida la solidaridad. Y la santa poesía que intermedia en este negocio que es la vida explicando las cosas sin comisiones. (¡Dales caña Cotino!). Me llama Eugenio, es la hora del café, vuelvo ahora.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook