Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 23
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Qué sabemos de la vida?

    Se podría decir que cumplir años es el mejor aprendizaje. Pero, ¿consiste la experiencia en algo más que una contabilidad mal llevada con unos datos que nunca volverán a repetirse? En realidad, lo único que se aprende al cumplir años es a desconfiar de tal aprendizaje, a comprobar cómo la vida juega con nosotros, nos engaña miserablemente a modo de esos pájaros que anidan en un lugar distinto de aquél en el que cantan para despistar a sus depredadores. Nos cuesta convencernos de que no somos nosotros quienes decidimos, que nuestro comportamiento no es libre, que no hemos elegido nuestro camino ni el ritmo del paso a seguir.

    Hay personas que tienen la convicción de que no avanzarán si las circunstancias no las empujan, se dejan llevar porque los acontecimientos que irrumpen en su vida han sido precedidos por algo o alguien al margen de su voluntad, y al no identificarse con ellos, no los aceptan o los desatienden. No se dan cuenta que tarde o temprano la vida con su invisible quehacer aparecerá y les impondrá su capricho. Porque las aflicciones o la dicha que padecemos, y las especias con las que cada día las aliñamos, no son otra cosa que señales indicadoras claras e inequívocas con las que la vida nos va conduciendo lentamente hacia la muerte.

    ¿Qué sabemos de la vida? Qué podemos saber si solo lo pasajero permanece y son sus secuelas las que perduran en el tiempo. La vida es como aquél taxista que confiados abordamos y al que le decimos la dirección deseada pero no advertimos que como taxista abusivo nos lleva por donde quiere sin tener la decencia tan siquiera de mirarnos por el espejo retrovisor para ver la cara de estúpidos que ponemos.

    Qué inútil es oponerse a la voluntad de la vida... y qué torpeza no aceptarla como viene.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook