Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 21
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Regreso al otoño.

     

    El otoño ha llegado y con él muchas personas echan la vista atrás. Con los naranjos cargados, el color naranja de los atardeceres nos atesta de melancolía y con ella el deseo de regresar. El otoño es tiempo de soltar amarras y dejarse ir; desprendernos de lo que nos impide avanzar y confiar en que todo se renueva e irá para mejor.

    Habitualmente, si estamos alegres o de buen humor estamos “vivos” y si estamos tristes o melancólicos (sin que nada lo justifique) estamos “muertos”. (No perturbes el hoy obsesionándote con el ayer, genio). La felicidad es el estado de ánimo natural de quien está consciente. La sintonía con la mente es el camino para despertar a la vida. Cuando anhelamos algo o a alguien estamos con el ánimo depresivo. Sí. Urge, entonces, crear otra realidad en vez de empeñarnos en querer lo que necesitamos y tal vez no esté a nuestro alcance. La física cuántica ha demostrado que la realidad que vivimos es una creación humana, son nuestros sueños. La felicidad nos llega al apreciar y agradecer todo lo que vivimos tal como es. Le debemos agradecimiento a la vida y al amor. Cuando estamos conectados a la vida a través del amor nada nos falta. Nuestras necesidades están satisfechas, aunque la vida como el amor tienen sus riesgos merecen la pena. Siempre.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook