Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 10
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Roxana tiene miedo. Y añoranza.

    Ayer, mi amiga Roxana, en un intercambio de recuerdos y emociones por "emilios", me confesó que añoraba a Asturias y que tiene unas ganas locas de volver. Puerto de la Plata le queda grande, además está la delincuencia y otra clase de violencias, sobretodo las drogas. "Buenos Aires se ha vuelto", dice, y al llegar a este punto del comentario abre paréntesis e introduce unos puntos suspensivos. No sé, imagino una oración. Luego está su marido y el trabajo. Querer y no poder. O simplemente se trata de sacar un billete de avión y se acabó. Hay que saber lo que se quiere, tal vez eso sea lo más difícil, y luego tomar las de "Villadiego" y que salga el "Sol por Antequera". Todo por cambiar de vida, por intentar ser feliz. Ella es y se considera asturiana: ama a Asturias. Te puedo asegurar, amiga, que no es pecado querer a quien no encuentras en tu lecho cada dia. Y pienso en tu Dios y en nuestra tierra bendita. Y en la Magdalena, no quiero mentir.
     
    La inseguridad ciudadana es un gran problema para la convivencia... las distintas formas de violencia y las drogas que hacen un todo crean un futuro poco alentador. Mientras las calles estén llenas de violencias habrá inseguridad ciudadana y miedo. Habrá muerte porque los violentos son dueños de las calles y salen a ellas armados para logras sus actuaciones delictivas.
     
    Mi amiga Roxana habla de las estadísticas terroríficas que avalan sus miedos. Su ciudad no es segura, y más si piensa en su niña Victoria: no la quiere ver crecer en ese ambiente de violencia. Y nombra cariñosamente "al barbas", su esposo que no quiere, es argentino, por lo que existen sentimientos enfrentados, aunque comparte la opinión de mi amiga acerca de la violencia en Puerto de la Plata. También piensa en su hija, naturalmente. ¡Pues que además de su hija piense en mi amiga, carajo!, y ya me callo. Con perdón.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook