Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 24
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y fin

    La sala está iluminada, el murmullo de la gente, la alegría... De pronto, se apagan las luces, los pasillos, las butacas, todo queda sumido en la más profunda oscuridad. Y una pantalla iluminada se viste con las cualidades de la ficción y contagia mi realidad. Estoy sentado en una butaca entre la oscuridad y el silencio y nada me impide ser normal. Durante dos horas la película que se proyecta me convierte en una persona diferente y mi conciencia es capaz de ilusionarse. Me siento inmensamente feliz.

    De vuelta a casa, y en mi habitación, apago la luz, cierro los ojos e intento dormir: quiero soñar diferente. Hoy será posible. Pero no, no puedo dormir y menos soñar una realidad que no me pertenece: no formo parte de esa realidad. El mundo de ficción ha desaparecido y otra realidad se apodera de mí. Es mi realidad de todos los días. Efectivamente todo era ficción, mi vida es la que es. Y estoy triste como siempre, y no sé qué hacer como siempre... Y de nuevo vuelta a empezar, a adentrarme en la tristeza cercana al abismo que condiciona mi voluntad. Este sin vivir me desespera, esta vida que no es. ¿Por qué se apodera de mí esta pena tan grande si estaba tan feliz? ¿De dónde salió? ¿En qué consiste mi incapacidad, y por qué este terrible dolor de cabeza? ¿Qué me ocurre? No tengo motivos... Nada justifica mi malestar. No entiendo nada: si estaba feliz después de contagiarme con la película, ahora, incapaz me encuentro sumido en otra realidad... realidad que es la de todos los días. Y con ella vuelve el desánimo y el desinterés. ¿Por qué no me reconozco? ¿Quién soy?

    Esperanzado, confiaba que en el transcurso de la noche dormiría, incluso soñaría con una realidad distinta. Esperanzado, creía que todo iba a ser diferente, que sería otra persona. Pero otra vez me toca repetir. Otra vez me toca ser el mismo de todos los días. El de ayer... el de hoy... el de mañana... Esperanzado, hubiera preferido desaparecer con la película. Y fin.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook