Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 12
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y nada más.

    De aquella mañana recuerdo especialmente su risa y su mirada, y que al cruzarnos al doblar la esquina clavó sus ojos temerosos en el suelo. Hasta la brisa sin querer se llevó el sol y dejó al día en penumbra. Cómo no voy a recordarla si fue mi primera musa, la mujer que me enseñó a leer poesía, la que me inyectó la palabra en vena y amarla, amarlas, quiero decir. A pesar de los años todavía busco en aquella esquina su risa y su mirada entre todas las mujeres que van y vienen con sus prisas. Y entre los versos del poeta sus ojos temerosos clavados en el suelo. Tantos años después sigo sin poder olvidarla: maravillosa mujer. La recuerdo y puedo asegurar que fue mucho más de lo que presumí al conocerla. La franqueza, el orgullo familiar, la vigilia laboral, la indecisión y su por qué: 'me debo y no debo'. Aclaro que tenía otras prioridades en aquellos momentos. El amor siempre agradecido. Ni se imagina lo que daría por saber de ella: cómo le va, si se cumplieron muchos de sus sueños, alguno en especial. Por ser bendito el amor y santa la poesía. Y nada más.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook