Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 26
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ya, ya es primavera

    'Un viernes de fiar y burlando a Dios, entró la primavera'.

    Mi ordenador que me ordena culpable de que una fecha tan esperada se me despistara en el calendario. Yo algo sospechaba mientras esperaba por el informático lento para que me arreglara el escritorio de mi viejo ordenador. Ya, ya  es primavera, según me cuentan.

    Ya es primavera y las mariposas vuelan libres. Tenemos que asumir, que dentro del horror que vivimos aún hay esperanza.

    Una amiga me envía un 'emilio' de urgencias para contarme sus penas (soy un pañuelo de lágrimas). Y me las cuenta. Mi amiga no está triste ni deprimida, quizás algo disgustada por una vecina chismosa que lanzó al vuelo una afirmación que nunca fue verdad. Las malas lenguas. Vivimos de las apariencias, y mi amiga lo sabe. Digo apariencias porque para que exista un afecto en nuestras vidas, siempre debe haber una causa que provoque las consecuencias cuando nos están pasando. Amiga. Bloquearé su correo, ya no estoy para que me canten milongas, a no ser que me las cante Shakira; natural. En mi predisposición a servir de desahogo para mis amigas me doy cuenta que solo me utilizan, y estoy harto: mi paciencia tiene límite.

    Siempre habrá primavera, aunque una excabadora elimine el jardín más hermoso, siempre habrá primavera. Mis amigas viven una fase impaciente, 'la primavera la sangre altera', es un dicho popular, sabiduría en esencia. Esto de siempre habrá primavera me recuerda que hoy Les Seniaes lucirán especial, conscientes quizá de que ellas son la inspiración de todos los paraísos. ¡Joder, dona, cómo te extraño!. Siempre habrá primavera, vendrán tiempos mejores, pero tú no volverás. Y eso que hay quien dice que solo depende de la actitud mental con la que manejemos nuestras penas. Vale, depende de cada cual su estado de ánimo, pero ¿quién o qué provoca ese estado de ánimo?

    Si fuera un dios cualquiera renacería en ti, o en mí, qué importa si los dos somos uno, o más bien yo soy tú, 'a tu imagen y semejanza'. Todos deberíamos tener una Carmen bella en la que reflejarnos en nuestros peores momentos. Y renacer sin esperar a resucitar.

    A todos y todas nos vendría bien que esta primavera nos enviará una luz esperanzadora que penetrara en nuestras almas y nos ayudara a vislumbrar un futuro más claro donde pudiéramos combatir las sombras y las brumas que nos acechan.

    Es hora de vestirnos de primavera en todos los aspectos. En nuestra cotidianidad, con nuestra vecindad, en nuestras relaciones más intimas. Es hora de relajarnos en el balneario de la vida y dejarnos acariciar por la brisa primaveral. Es hora de vivir al compás que marca la naturaleza y renovar esperanzas. Amén. (Arriba dije burlando a Dios y quise decir burlando a Rajoy. Ojalá no se entere que entró la primavera y nos recorte horas de sol. ¿Qué más nos puede quitar? ¡Vaya por Dios!. Con perdón).

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook