Blog 
Reflexions - Reflexiones
RSS - Blog de Antonio Ruiz Cano

El autor

Blog Reflexions - Reflexiones - Antonio Ruiz Cano

Antonio Ruiz Cano

Ex-Directivo de Empresas Públicas. Licenciado en Derecho y Graduado Social. Procuro ser objetivo en mis apreciaciones y fundamentar mis afirmaciones,con datos preexistentes, a ser posible contrastados.

Sobre este blog de Nacional

Reflexionar desde otra perspectiva y quizás diferente visión sobre los acontecimientos que nos afectan a los valencianos en todos los aspectos.


Archivo

  • 17
    Diciembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Confundido, abducido, sometido o seducido

    Me parecen aconsejables, convenientes e incuestionables los procesos de primarias, por qué además innegablemente es el sistema más democrático para que los partidos políticos elijan los candidatos que en cada momento y para cada plebiscito consideren más idóneos, pero tengo serias dudas de que las fórmulas y criterios de los que se sirven los miembros de estas organizaciones, es decir los afiliados, sean los idóneos para escoger entre los aspirantes postulados para encabezar las listas y mucho menos para la elección del resto de los componentes incluidos en las papeletas correspondientes.

    La prueba más flagrante de lo que he manifestado queda patente, a mi entender, en la elección del candidato a alcalde en Valencia por parte del PSOE-PSPV, Joan Calabuig Rull, ya que desde que ha sido aupado por las familias políticas afines de su ámbito territorial, ha comenzado a realizar algunas declaraciones que, seguramente, están contrariando y desmotivando no sólo a la mayoría de sus compañeros y afiliados que lo eligieron, que posiblemente en la actualidad querrían retroceder su elección, sino también a los simpatizantes del PSOE que desean que la vara de mando cambie de manos y signo político.

    En principio parecía que los objetivos los tenía claros y manifestó que debían cambiarse las prioridades existentes en la ciudad y relacionaba una serie de problemas de la ciudadanía que era necesario abordar porque están total o parcialmente desatendidas por nuestro Ayuntamiento, aludiendo asimismo a los agravios que sufren algunos barrios respecto de otros más privilegiados.

    A continuación y, entiendo que sin demasiada reflexión, relativizaba, eso sí con respeto, el papel de los “Salvem”, cuando son imprescindibles algunos más, sin ánimo de ser exhaustivo, como por ejemplo "Salvem nostra Comunitat de l'espoli", “Salvem-nos de Camps”, “Salvem a la ciutadania de les privatitzacions”, "Salvem-nos del deute públic de la Generalitat Popular", "Salvem els valencians dels disbarats i malbarataments de la Señá Rita" y un largo etcétera.

    Otra desafortunada intervención del Sr. Calabuig ha sido para defender la instalación del parque temático de Ferrari, que como la celebración de eventos no aportan a la ciudad ni a la comunidad beneficios tangibles y han sido clamorosamente rehusados incluso por las representaciones empresariales y denostadas por la inmensa mayoría de valencianos que conocen el despilfarro y endeudamiento que han supuesto y el pírrico y efímero beneficio que han representado para sólo un sector de la sociedad valenciana.

    En relación con el grave problema del Cabanyal, se muestra conciliador y predispuesto a acordar con los vecinos del barrio y con las demás fuerzas políticas soluciones alternativas ¿Será posible consensuar soluciones que satisfagan a especuladores, vecinos y los partidos de la oposición?. Sinceramente no lo puedo creer, ya que hay una confrontación intensísima por tratarse de intereses contrapuestos.

    Por último, considero que para poder medirse en el plano dialéctico con los actuales inquilinos de la alcaldía es imprescindible utilizar de forma contumaz y machaconamente un léxico dominado por procaces insidias, tergiversaciones y cargadas de desdén, condiciones que he podido apreciar que ya se están cultivando por parte del candidato a la Generalitat por el PSOE-PSPV, aunque de forma más respetuosa que la utilizada por los portavoces del PPCV, pero que no he vislumbrado en el Sr. Calabuig.

    Espero que al igual que los candidatos del PP han realizado un curso de oratoria (supongo que para suprimir algunos tics que delatan su forma de ver y entender la cosa pública), el candidato a la alcaldía de Valencia realice un cursillo acelerado que le haga mostrarse más arrogante, tosco, soez y arrabalero de forma que pueda confrontarse con sus adversarios (que no enemigos como dicen algunos del PP), para disceptar respecto de sus posturas y proyectos para la ciudad, que obviamente no son los que desean los valencianos (al menos los que se informan).

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook