Blog 
Reflexions - Reflexiones
RSS - Blog de Antonio Ruiz Cano

El autor

Blog Reflexions - Reflexiones - Antonio Ruiz Cano

Antonio Ruiz Cano

Ex-Directivo de Empresas Públicas. Licenciado en Derecho y Graduado Social. Procuro ser objetivo en mis apreciaciones y fundamentar mis afirmaciones,con datos preexistentes, a ser posible contrastados.

Sobre este blog de Nacional

Reflexionar desde otra perspectiva y quizás diferente visión sobre los acontecimientos que nos afectan a los valencianos en todos los aspectos.


Archivo

  • 25
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DEMOCRACIA IRREAL

     En estos tiempos estamos presenciando la importancia que están cobrando las concentraciones y manifestaciones para la consecución de objetivos que antaño nos podrían parecer utópicos, máxime cuando la mayoría de estos movimientos se están realizando casi exclusivamente por la ciudadanía. Las concentraciones en algunos países del Oriente Medio han mostrado la fuerza que tiene el pueblo ante sus gobernantes, a los que ha separado del poder sin necesidad de llegar a situaciones muy traumáticas, aunque también conocemos la postura refractaria a cualquier cesión por parte de los mandatarios como en el caso de Libia.

    Recientemente se vienen realizando algunas concentraciones en algunas capitales españolas como consecuencia del creciente y palpable descontento que existe entre la población con sus gobernantes, la banca, sindicatos, empresarios, etc., cuyo sentimiento comparto y cuya reacción se ha hecho esperar en exceso.

    La posibilidad de exigir que los partidos, sindicatos e instituciones se vuelquen en la defensa de los intereses colectivos y generales, debe ser un mecanismo fundamental que debiera poder operarse con la máxima celeridad, para lo cual resulta necesario dotar a los órganos jurisdiccionales de procesos rápidos, sin que esto obste a la necesaria seguridad jurídica, y eliminar parte de las salvaguardias de las que se han proveído los aforados para eludir la acción de la justicia.

    Así pues es comprensible este estado de indignación, pero no alcanzo a entender cual ha sido el leit motiv ni la oportunidad, de llevar a cabo dichas concentraciones ahora, coincidiendo con las elecciones de nuestros representantes en los Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, pues obviamente el sufragio universal también es un instrumento apto para erradicar de nuestros Ayuntamientos y demás órganos de gobierno a los gestores que no hayan cumplido debidamente con sus promesas o hayan incumplido u obviado sus obligaciones.

    Me gustaría pensar que este ha sido un movimiento espontáneo y que no pretendía en estos momentos favorecer determinadas tendencias partidistas, pues es de sobra conocido que, normalmente, el votante progresista es mucho más exigente en todos los aspectos que los conservadores, en términos generales, que aunque les hayan defraudado sus representantes electos son muy proclives a continuar (fichando)“votando a los suyos” a sabiendas que en el futuro tampoco van a cubrir sus expectativas, con tal de que no se alcen con la victoria los que han llegado a denominar “enemigos”(adversarios) políticos, máxime si siguen los dictados de los denominados “cornetas del Apocalipsis”.

    En definitiva, espero que este movimiento no haya sido auspiciado por alguno de los partidos cuya extracción está condicionada a la obtención de un listón porcentual de votos ridículo y que perjudica gravemente la diversidad de la panoplia de ideologías que debieran tener acogida en nuestros Ayuntamientos y Cortes Autonómicas, pero que en estos comicios, obviamente, han podido disuadir a los votantes de izquierdas de su obligación como ciudadanos.

    Y para concluir, vista las reacciones de los votantes, afiliados y representantes electos del Partido Popular, confío que, como el resto de partidos, empiecen a tomarse en serio las reivindicaciones del Movimiento 15-M, con el objeto de que con la razón que les asiste, ni siquiera puedan plantear su malestar y/o disconformidad con la situación actual de ninguna otra manera.

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook