Blog 
Reflexions - Reflexiones
RSS - Blog de Antonio Ruiz Cano

El autor

Blog Reflexions - Reflexiones - Antonio Ruiz Cano

Antonio Ruiz Cano

Ex-Directivo de Empresas Públicas. Licenciado en Derecho y Graduado Social. Procuro ser objetivo en mis apreciaciones y fundamentar mis afirmaciones,con datos preexistentes, a ser posible contrastados.

Sobre este blog de Nacional

Reflexionar desde otra perspectiva y quizás diferente visión sobre los acontecimientos que nos afectan a los valencianos en todos los aspectos.


Archivo

  • 26
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    EL DISCURSO DEL “CALORET”

    Actualmente, cuando alguien se lanza a hacer una acción o demostración motivado o enardecido por cualquier razón se suele decir que... “se ha venido arriba”, y algo así parece que le sucedió a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en la celebración de la Crida de este año. Pero con resultados nefastos e inimaginables, ya que su bochornosa intervención ha superado con creces todos los límites del ridículo conocidos hasta la fecha, ruborizando a propios y extraños.

    Esta señora, que jamás nos ha encandilado con sus discursos, con su dicción,  su timbre, su calidez, su florido verbo ni tampoco por su dulce y aterciopelada voz, ni por usar la lengua de su ciudad, ni ná de ná, en esta ocasión, crecida al verse arropada por su parroquia, aupada por su propia banalidad, soberbia y vacuidad, y, por supuesto, rodeada por el entregado, complaciente y -en algunos casos- claudicante mundo fallero (agradecidos por la patente de corso otorgada para multitud de saraos), se atrevió a lanzar su arenga en valenciano.

    La oportunidad para lucirse y transmitir mensajes en un acto popular y tan nuestro, célebre y conocido mundialmente, resultaba pintiparada y lógicamente impulsó a nuestra regidora a “preparar concienzudamente” (según confesó ella misma) esta perorata buscando la ‘proximidad’ con la concurrencia.

    En cuanto a la oportunidad no podemos olvidar que estamos en pre-campaña para las elecciones municipales y autonómicas, y que han surgido otros partidos, con representantes capaces de expresarse en nuestra propia lengua (UpyD, Ciutadans  y Vox) que ocupan el mismo espacio político – la derecha- y que competirán para atraer su electorado de ese mismo sesgo. Por eso tengo la convicción que la alcaldesa buscaba la complicidad del mundo fallero, haciéndolo en la lengua de la tierra.

    Lamentablemente esta actuación, como otras muchas llevadas a cabo por los políticos que desafortunadamente aún nos gobiernan, nos han puesto otra vez en el mundo para agrandar la caricaturesca y ominosa  imagen que se tiene de nuestra comunidad y, por otra parte, la señora alcaldesa ha deteriorado mucho más su ya degradada percepción por nuestra parte. Y aunque no me agrada que se dé esta visión distorsionada de nuestra ciudad y comunidad, es de celebrar que día a día emerjan y se hagan visibles y públicas más impudicias, inmoralidades y déficits de todo tipo, encubiertas por miles de valencianos que con su voto han ayudado a perpetuar todos los entuertos, atropellos y nefasta gestión de estos gobernantes.

    Todas estas actuaciones me ofenden como a miles de valencianos que no nos hemos dejado seducir con las prebendas, dádivas, etc., que prodiga este ejecutivo, pero además me enfurece comprobar el descaro con que muchas veces se justifican los errores, como en esta ocasión.

    Tras el esperpéntico speech, la señora Barberá ha pedido disculpas por lo que ha llamado “un día malo” y…”que se quedó en blanco”, pero no me parece tan sencillo ya que, resulta muy improbable que una personalidad avezada a intervenir en numerosísimos actos públicos pueda tener tales lapsus, y porque lo correcto hubiera sido pedir perdón a todos los que no nos tomamos a pitorreo nuestra cultura y lengua.

    Todo esto permite colegir algunas posibilidades, pero ninguna de ellas deja en buen lugar a la señora Barberá, ya que o no se preparó como dijo este discurso o no se hallaba en idóneas condiciones psicofísicas para asumir el protagonismo en esa alocución. De verdad que es para preocuparse porque puede ser indicio de algo peor a su avanzada edad.

    En consecuencia y en cualquiera de ambas posibilidades, no es disculpable la aptitud ni actitud de la alcaldesa, que puede tacharse de irresponsable y de claro menosprecio hacia los valencianos,  máxime cuando a posteriori ha tenido la desfachatez de regodearse de su caótico pseudo-discurso, diciendo que incluso “tenía la maternidad o paternidad de alguna palabra nueva”, ‘el caloret’, entre otras, lo cual resulta más irritante y  de una desvergüenza absoluta.  

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook