Blog 
Reflexions - Reflexiones
RSS - Blog de Antonio Ruiz Cano

El autor

Blog Reflexions - Reflexiones - Antonio Ruiz Cano

Antonio Ruiz Cano

Ex-Directivo de Empresas Públicas. Licenciado en Derecho y Graduado Social. Procuro ser objetivo en mis apreciaciones y fundamentar mis afirmaciones,con datos preexistentes, a ser posible contrastados.

Sobre este blog de Nacional

Reflexionar desde otra perspectiva y quizás diferente visión sobre los acontecimientos que nos afectan a los valencianos en todos los aspectos.


Archivo

  • 27
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    LA GRAN ESPERANZA BLANCA

    Seguramente con este título podría pensarse que intento evocar la figura de boxeo americano,  Jim Jeffries, toda una leyenda del pugilismo de todos los tiempos, pero no es así, porque de quién quiero escribir es de Albert Rivera esa nueva figura política que ha emergido al panorama nacional con brillantes resultados a escala nacional (al menos en las encuestas), pese a haber cosechado repetidas derrotas en su propio ámbito territorial. 

    Parangonar la figura de Albert con ese mito del boxeo no se puede colegir porque su físico, mostrado in paribus o quasi in paribus en una campaña electoral de ámbito autonómico en Cataluña sea semejante al fornido boxeador, aunque una vez ganara una competición de natación  a los 16 años; ya que más bien y a pesar de su juventud no parece una tentadora imagen lujuriosa para las féminas. 

    Tampoco ha sugerido esta denominación el hecho de que algunos adversarios políticos lo hayan etiquetado como la marca blanca del Partido Popular, ni porque presuma de no tener tacha, es decir de estar inmaculado, no tener corrupción en sus filas, cosa totalmente incierta ya que si no ha encubierto a un dirigente de su formación al que ha recolocado de asesor en Bruselas, si que le ha procurado una salida para que continúe haciendo política. 

    Quizás sí pueda argumentar que está en blanco, no como dice el Partido Popular porqué no tiene experiencia de gobierno, pero si porque no quiere alinearse con ningún color. Lo ha repetido en numerosas ocasiones que está superado el rojo y el azul y por tanto no sé si adscribirlo al blanco que es muy espiritual o por lo que se desprende de sus palabras, dejarlo en .......incoloro. 

    Por otra parte, a la vista de sus antecedentes (afiliado a UGT y al Partido Popular) y de sus explicaciones, hay aspectos que nos abocan a clasificarlo definitivamente al color que se lucia por los seguidores del Glorioso Movimiento Nacional, camisa negra, pues utiliza los mismos argumentos que éstos esgrimían para erradicar las posiciones de izquierdas y de derechas, erigiéndose en el único y excluyente movimiento político aglutinador de todos. ¿no os suena?. 

    Por este motivo los planteamientos de Albert no me parecen en absoluto una novedad, tal como trata de vendernos, sino más bien un "revival"  del pasado, aunque en esos tiempos necesariamente deba disputarse los votos con los que se definen de izquierdas o derechas, como claramente es su partido, muy a pesar de lo que dice en su ideario. 

    Existen otros matices, que también ayudan a desvelar el verdadero color de la gran esperanza blanca, porqué ¿cómo tintaríamos a quién discrimina a los inmigrantes para la atención sanitaria en orden a su legalidad o no? ¿tendrá en cuenta también el color de su piel?. Yo,  por supuesto,  lo teñiría de un negro funesto. 

    También hay muchos aspectos en los que Albert pone el acento y, si se me permite, la intensidad en favorecer el movimiento del libre mercado, reduciendo los gravámenes de los artículos que hoy soportan los tipos más altos (lujo y suntuarios) y, al propio tiempo, aumentado el tipo mínimo aplicado a los alimentos, muestra claramente como se decanta en favorecer "el capital" y derivativamente perjudicar a las rentas más bajas. Esta tipo de medidas no es obviamente roja, muy a pesar de "la sangre" que haga a la mayoría de los españoles.

    Por supuesto que, con una hoja de servicio en blanco frente a la sociedad del Sr. Rivera y de sus gregarios es muy difícil aventurar como podrá o podría llevar a cabo su acción de gobierno, pero me atrevo a decir que con lo que conocemos y con lo que nos ha adelantado de sus "posibles medidas", entiendo que hay suficientes indicios, para saber que, en ningún caso, su hipotética gestión no iba a "pintar  de colores" (nada bien) para las personas más desfavorecidas. 

    Para concluir y buscar el núcleo del color que supuestamente anhela este candidato, pensamos que, en su discurso ha ido buscando el utópico centro político, pero a la vista está que lo único que ha conseguido es aproximarse al centro geográfico, por pasar de disputar las elecciones en el Mediterráneo (Comunidad Autónoma de Cataluña) a querer participar en todo el territorio nacional para lo que ha centrado su localización, por otra parte más natural dada su idiosincrasia muy nacional (identificación que, lamentablemente, se irrogan los más conservadores).

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook