Blog 
Reflexions - Reflexiones
RSS - Blog de Antonio Ruiz Cano

El autor

Blog Reflexions - Reflexiones - Antonio Ruiz Cano

Antonio Ruiz Cano

Ex-Directivo de Empresas Públicas. Licenciado en Derecho y Graduado Social. Procuro ser objetivo en mis apreciaciones y fundamentar mis afirmaciones,con datos preexistentes, a ser posible contrastados.

Sobre este blog de Nacional

Reflexionar desde otra perspectiva y quizás diferente visión sobre los acontecimientos que nos afectan a los valencianos en todos los aspectos.


Archivo

  • 27
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA HUELGA GENERAL DEL 29-M ¿dudas, miedo, ignorancia o maldad?

     

     

     

           A pocas fechas de la Convocatoria de Huelga General, anunciada para el día 29 de de Marzo, nadie puede sustraerse a realizar valoraciones acerca de su necesidad y procedencia, así como de la conveniencia de secundarla o no desde un punto de vista práctico, ya que a la luz de todos los retrocesos sociales y derogación de derechos que la reciente Reforma Laboral introduce en el mundo del trabajo y que nos traslada a una época en la que los siervos y lacayos debían obedecer ciegamente a sus dueños, patrones o señores, en mi opinión resulta incuestionable no adherirse, a menos que estemos presionados, condicionados o compelidos a obviarla, o que no nos afecten sus restricciones y aún así deberíamos ser solidarios.

          El día 25 se ha publicado en Levante un sondeo de opinión que ciertamente no me sorprende, pues entre la variopinta selección de entrevistados hay un alto porcentaje de autoempleados o autónomos (realmente pueden considerarse empresarios) a los que indudablemente esta desregulación les podría beneficiar y “lo que sí les afectaría negativamente serían unas más estrictas y rigurosas medidas de control fiscal” (existe un incalculable fraude fiscal, cuyo volumen no puede compararse con las conductas infractoras de los trabajadores). También detecto una importante dosis de miedo teniendo en cuenta que las demoledoras medidas de esta regresiva abolición de derechos, puede provocar subrepticiamente hasta la eliminación de un derecho constitucional como es la Huelga por la vía de considerarlo como un día más de ausencia justificada al trabajo.

         Sinceramente creo que no exagero en absoluto, a la  vista de “lo legislado” por la apisonadora Popular de nuestras Cortes Generales, de mi interpretación como profesional del Derecho y de los RRHH y de mi larga trayectoria como trabajador, ya  que dispongo de una vasta experiencia, desde mis 13 años en que inicié mi singladura laboral, para poder afirmar que en la mayoría de las empresas para las que trabajé, siendo aún un niño, sometían a los trabajadores a abusos de toda índole, sufriendo incluso intolerables vejaciones, por eso no puedo comprender algunas cosas:

      1)  Por qué, al margen del miedo que produce la indefensión del trabajador y que la referida norma ha agudizado, este mismo sentimiento de inseguridad ex novo generada no supone el revulsivo para que los trabajadores a una sola voz muestren su disconformidad con el único instrumento de que disponen y que, como sabemos, se quiere también mutilar.

     2)  Por qué no se clama de forma ensordecedora contra el poder avasallador con el que se dota al empresario y por el que unilateralmente puede realizar acciones muy lesivas y perjudiciales para sus trabajadores aún cuando él haya sido el único responsable de su previsible mala situación económica o estratégica, sin control que castigue ejemplarmente el abuso de derecho o sin hacer participes a los sindicatos para que verifiquen la situación.

      3)  Cómo alguien, como la Ministra Fátima Bañez que jamás ha trabajado para un patrono puede ser la artífice de este retroceso normativo si tampoco se ha sentido nunca trabajadora ni sufrido sus vicisitudes ni ha estado sometida al poder de dirección u organización empresarial. La Sra. Ministra (pasó desde la Universidad a la política) siempre ha estado en el mundo de la teoría, pero además ha dejado patente para quién trabaja (obviamente no para todos los ciudadanos).

     4)  Cómo los trabajadores asisten impasibles ante los ataques que están sufriendo las organizaciones sindicales, o lo que es lo mismo sus representantes y valedores, cuando es evidente que lo que se está tratando por los medios propagandísticos de difusión de la derecha más rancia es de deslegitimarlos, calumniándolos y generar dudas sobre su necesidad y rol constitucional, con el objeto de dominar absolutamente a los trabajadores y dejarles  inermes e indefensos.

         Por estas razones y otras muchas que implicarían un artículo más extenso,  considero que es incontestable e incuestionable unirse a esta Convocatoria que demuestre al Ejecutivo del Partido Popular que, aunque posea la mayoría absoluta, debe tratar dignamente a los trabajadores y respetar los derechos ahora abolidos y que se habían conseguido en la lucha de los trabajadores de los últimos 70 años.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook