Blog 
Reflexions - Reflexiones
RSS - Blog de Antonio Ruiz Cano

El autor

Blog Reflexions - Reflexiones - Antonio Ruiz Cano

Antonio Ruiz Cano

Ex-Directivo de Empresas Públicas. Licenciado en Derecho y Graduado Social. Procuro ser objetivo en mis apreciaciones y fundamentar mis afirmaciones,con datos preexistentes, a ser posible contrastados.

Sobre este blog de Nacional

Reflexionar desde otra perspectiva y quizás diferente visión sobre los acontecimientos que nos afectan a los valencianos en todos los aspectos.


Archivo

  • 01
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿RITA, RATA?

     Sin que sirva de precedente comparto la afirmación de Rita Barberá en el sentido que trataba de transmitir en su comparecencia tras las elecciones europeas. Pues efectivamente no se le puede identificar como “una ratita política” y mucho menos si se pretende mimetizar con los símbolos patrios como es la “rata penada”, pues entiendo que al margen de vivir la fiesta de nuestras tierras y de ellas (políticamente), se me hace muy complicado asimilarla ni con el roedor ni con el insectívoro murciélago y mucho menos con este último animal en la subespecie llamada “vampiro”, porque sinceramente creo que los perjuicios que nos está infringiendo a todos los valencianos no han sido para lucrarse personalmente, sino por los motivos que expongo a continuación.

    Descartada esa asimilación animal, según su propia opinión utilizando con poca fortuna un diminutivo, hemos de deducir que se trata de otro bicho, dado que sus propios compañeros de partido siempre han reconocido, para adularla, que era "una bestia política” y con honestidad quiero significar que esa denominación interesada tampoco se ajusta a su perfil, ya que en lo único que ha destacado ha sido en embaucar e incluso embelecar a los ciudadanos pese a sus escasos conocimientos de nuestra tierra con una postiza valencianía de saraos y permisibilidad absoluta, que en tiempos de “bonanza económica" pasaba más desapercibida, pero que en época de crisis no solo chirría, sino choca con los estados de necesidad reales y latentes.

    ¿Necesita encargar un análisis a sus concejales para saber cómo se ha producido esta todavía limitada reacción popular en las elecciones al Parlamento Europeo? Pues le diré, doña Rita-no rata, las mal llamadas ayudas a asociaciones de todo tipo, afines sobre todo -sin exigir una adecuada justificación y no me refiero a la documental, que la hay-, sino la del fin y objetivos primigenios a la que van destinados y que debieran ser mensurables y procedentes para obtener el bien de toda la sociedad, ya son un dislate generalizado, mientras muchos valencianos deben recurrir a la caridad para poder comer.

    Han existido muchos dispendios que no sólo han tenido como objeto alimentar los viveros de votos populares, sino también poner a Valencia en el mundo y, desgraciadamente,  si que ha conseguido esa “resonancia internacional” por la multitud de casos de corrupción que han aflorado.

    Todos estos y otros muchos desatinos, fruto de la miopía política, han sido camuflados por la ensimismada y encubridora parroquia populista a la que le fascinan los fastos o eventos aunque no tenga para comprarse cualquier cosa básica, porque, ¡qué maravilla, “ya nos han visto en todo el mundo”! (¡qué gozo! ¡a qué precio! y ¡qué escaso o nulo provecho!).

    Sra. Alcaldesa, con independencia de que le guste estar en todos los jolgorios, luciendo gracia y palmito (yo no los aprecio) y que incluso les saque rentabilidad política, porque hay gente que agradece más una buena “mascletà” que una oportunidad de trabajo, debería dedicarse mucho más a las cuestiones que realmente afectan al municipio: Efectividad de los servicios municipales, tales como la limpieza, seguridad, circulación, transporte público, ruidos (entre los que se encuentra el paso de aviones sobre nuestras cabezas) de todo tipo, mantenimientos de todos los viales, jardines (perdón jardincitos, el viejo Turia no lo reivindicó el PP), parques (mejor dicho, miniaturas de parques), escasos polideportivos y un largo etcétera.

    Con independencia de cuanto he expuesto, y que es sólo parte de la causa del castigo electoral, Usted, con independencia de a qué animal quiera asemejarse, ya no tiene credibilidad para los ciudadanos que han visto como estando rodeada de corrupción jamás ha asumido ninguna responsabilidad política, limitándose a señalar a la oposición como extremistas, radicales o catalanistas, cuando se puede comprobar fácilmente que los únicos que se han excedido en este Excmo. Ayuntamiento han sido los sucesivos gobiernos Populares, con prepotencia, arrogancia y falta de explicación de las cuestiones que nos afectan a todos los ciudadanos, incluso con contratos que contenían clausulas de confidencialidad (¡increíble!), en supuestos servicios pagados con dinero del contribuyente.

    En consecuencia, considero que la situación a la que ha llegado la actual Regidora después de mucho tiempo y con mucha suerte, sustentando esas redes de beneficiarios de sus prebendas y el valencianismo excluyente de sustrato fallero (sin que obviamente se englobe a todo ese mundillo), está tocando a su fin y el problema será para los nuevos responsables del Ayuntamiento, ya que será muy difícil que se pueda racionalizar el gasto banal (por su finalidad) y reconducirlo hacia las necesidades prioritarias e ineludibles para los valencianos.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook