Blog 
RITOS SAGRADOS DEL FUEGO VALENCIANO
RSS - Blog de ANDRES CASTELLANO MARTI

El autor

Blog RITOS SAGRADOS DEL FUEGO VALENCIANO - ANDRES CASTELLANO MARTI

ANDRES CASTELLANO MARTI

Investigador recuperador de los ritos valencianos del fuego. ...

Sobre este blog de Comunitat

El Mesimfotisme Valensia, el negativo, hace que ignoremos los cimientos de nuestra propia casa, incluso que menospreciemos a quienes nos indican las cualidades de la misma, o que nos riamos de aquellos que nos avisan de cómo tenemos el tejado. O nos enfadamos si nos dan títulos que sonando mal nos h...


Archivo

  • 04
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MES HUMANS Y MENOS DEUS.

     

    Ayer día 03/05/2013, la Plaza de la Virgen de Valencia y sus entornos se llenaron de gentes, que en humano recordaban a las victimas del accidente del metro... a la vez que se solidarizaban con los familiares que han sobrevivido. Allí eramos bastantes, muchos, miles, los que en silencio pedíamos lo que siempre una y otra vez se pide: se pide el reconocimiento político -de que se hacen las cosas mal. Y quien hace las cosas mal es responsable de todo cuanto ocurre -y debe asumirlo.

    ¿Tan difícil es ser humano y reconocer que uno se equivoca? Por lo que se ve los políticos valencianos son dioses y nunca se equivocan.

    También es conveniente no meter en el mismo saco a todos los políticos, siendo en este caso el segundo en responsabilidad de todo lo ocurrido el único como persona que se puede disculpar. Me refiero al propio conseller de Obras publicas Ramón García Antón, máximo responsable de todo cuanto ocurrió en el accidente.

    García Antón era ingeniero, y muy competente. Sabía los pros y los contras de todo cuanto ocurría en las lineas del metro. Sabía de sobra que en la curva donde ocurrió el accidente se debía prevenir la omisión de corrección de velocidad. Sabía que de despistarse el conductor del metro el accidente era inevitable. Y sabía, y bien que lo sabía, que allí se debían colocar las tecnologías necesarias para que ningún accidente ocurriera. Pero el señor García Antón estaba a las ordenes de un Honorable. Y este Honorable se debía a la política del partido al que pertenecía, se debía a la fantasmagórica política del PPV, y español.

    Y dicha política tenía como meta fastos de pan y circo, para ganar todas las elecciones valencianas en el tercer milenio cristiano. Gastando el dinero que se debía de invertir correctamente en lo necesario, gastándolo en lo innecesario. Y la fatalidad quiere que esto se sepa cuando ocurre el accidente.

    Y esto con honradez lo asume el propio conseller de Obras Publicas de la generalitat. Si bien son los cerebros pensantes del partido PPV los que deciden omitir su responsabilidad. El señor García Antón cuando muere, muere consciente de su culpa. Quienes nunca asumen su culpabilidad, son los que trabucaron los presupuestos que debían ser invertidos en el metro y se gastaban en otras cosas, o desaparecían en milagro randa.

    Y eso es lo que la sociedad valenciana pide. Se pide que dejen de ser dioses los políticos valencianos y se humanicen. O de lo contrario que se vayan a hacer gárgaras.

    So. Andrés Castellano Martí.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook