Blog 
RITOS SAGRADOS DEL FUEGO VALENCIANO
RSS - Blog de ANDRES CASTELLANO MARTI

El autor

Blog RITOS SAGRADOS DEL FUEGO VALENCIANO - ANDRES CASTELLANO MARTI

ANDRES CASTELLANO MARTI

Investigador recuperador de los ritos valencianos del fuego. ...

Sobre este blog de Comunitat

El Mesimfotisme Valensia, el negativo, hace que ignoremos los cimientos de nuestra propia casa, incluso que menospreciemos a quienes nos indican las cualidades de la misma, o que nos riamos de aquellos que nos avisan de cómo tenemos el tejado. O nos enfadamos si nos dan títulos que sonando mal nos h...


Archivo

  • 04
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ORIGEN DEL NOMBRE TRACA.

    El nombre de Traca.

    En estos momentos cuando celebramos cualquier acontecimiento con identificación valenciana –disparamos un Tram de Traca. Resultando que dicho nombre para los valencianos es mucho más familiar que muchos nombres de la propia familia.


    Y ¿de dónde nos viene dicho nombre? Pues conviene que recordemos nuestra propia historia y no quedemos de lelos cuando la explicamos.


    El nombre de Traca nos viene de la armería, de las armas de fuego cuyo nacimiento se data ya en el primer milenio de la era cristiana. Siendo usadas dichas armas de fuego, por ejemplo, por los moros balansiyanos y los cruzados que les atacan y usurpan Balansiya. Arma consistente en una Tranqueta a la que se le da un hueco mediacaña, en el cual se le incrusta un cañoncete, abierto en tubo por un lado y cerrado por el otro. En la parte cerrada se le hace un agujero fogoncillo por donde se le da con una brasa fuego. Arma que para los valencianos queda con el nombre de Tranca.


    La Tranca como arma de fuego, dará por el tiempo en su medida original los pistolones, y en su medida larga las espindargas. Es el origen de las pistolas y los fusiles. Y en su medida mayor en diámetro da las bombardas y los cañones.


    La Tranca en su eficiencia es usada para la defensa desde el interior de las torres y murallas, pues su lentitud en la carga y el disparo la hace ineficiente en otras circunstancias.


    Jaime I en su dotación de armería, ya lleva una en todas sus campañas bélicas. He incluso cuando asedia Balansiya ya emplaza barias bombardas cerca de las murallas. Bombardas que son calificadas por su tamaño; La Mayor, la Menor, les Chiquetes. Estas bombardas quedan dentro de la ciudad con el nombre de Muralleras.


    Dichas bombardas se conservaron en el Parque de la Ciudad hasta la Batalla de Almansa, siendo fundidas posteriormente. La Tranca del rey Jaime I, así como toda su armería fue donada a la Catedral de Mallorca en donde una vez al año en la celebración de su conquista, era expuesta sobre el altar mayor. Dicha Tranca desaparece en la Guerra de la Independencia. La documentación de dicha armería que desaparece, se guarda en el Museo Militar San Carlos de Mallorca. La armería desaperecída se la pudieron llevar los franceses o los ingleses.


    Las Trancas cuando caen en desuso, religiosamente son guardadas en los sótanos del Parc de la Siutat, en donde se almacenan tanto las moras como las cristianas. Parc que siendo forja de fundación templaria se ha convertido en la Primera Fabrica de armas del Reino Español.


    Pero en la tragedia dinástica entre los Austrias y Borbones, Valencia apoya a los Austrias, y en su apoyo barias compañías de Milisia Valensiana salen a la era de Marte de Almansa. Y la batalla allí acaecida la ganan los Borbones.


    Esta tragedia da, que al llegar las tropas borbónicas a valencia una de las primeras cosas que desmantelan, por orden de Felipe V, es el Parc. Y valencia pierde toda su autonomía foral y militar, pues en dicho rango pasa a depender de Sevilla. El Parc de la Siutat se desmantela y sus operarios son despedidos, retornando a las canteras de Burchasot de donde son originarios. Todas las forjas del Parc son trasladadas a Toledo.


    Las originales Tranca, moras y cristianas, son amontonadas en el patio del Parc y quemadas. Siendo posteriormente vendidos sus cañoncetes de hierro a los herreros valencianos que con ellos hacen herradoras muleras. Las bombardas de la ciudad de Valencia también se venden.


    Cuando los cañoncetes de las Tranca son vendidos, y comprados por los herreros valencianos, lo herreros de las ciudades de Burchasot, Paterna, Moncada, Godella, ellos no hacen herradouras, ellos se los guarda.
    Y lo que ha sido una tragedia en cuanto a los fueros, es un milagro en cuanto a la creencia.


    Pues a partir de ese momento los ritos del fuego que herreros y canteros han realizado en las canteras valencianas, salen de su secretismo y pasan a realizarse en todas las fiestaas religiosas valencianas, de todos los pueblos valencianos.


    Los cañoncetes de la Tranca, pasan a dispararse a las puertas de las iglesias valencianas. Y mientras dichas fiestas en cristiano se cumplimentan con los ritos cristianos, los herreos y canteros valencianos disparan los cañoncetes a rito proio, al rito del Aigua i Foc.


    Quedando al ser montadas y disparadas una a continuación de la otra, por su onomatopeya de So, con el nombre de “Traca”. Cada cañoncete toma el nombre de “Traca”. Cada cañoncete es una “Traca”. Cuatro Pases de Traca, es Un Tram de Traca.


    Quienes deseen investigar el tema pueden dirigirse al Museo Militar de San Carlos de Mallorca donde en archivo se tiene la documentación mencionada. Y al Museo Militar de Levante, de Valencia, en donde en una urna tenemos expuesta una Tranca y una Traca.


    So. Andrés Castellano Martí.

    Cofundador del Museo Militar de Levante.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook