Blog 
Salud y Belleza
RSS - Blog de Francisco Vera

El autor

Blog Salud y Belleza - Francisco Vera

Francisco Vera

Nutricionista y experto en terapias alternativas.

Sobre este blog de Salud

En este blog se difunden contenidos de salud, productos naturales, complementos deportivos, novedades, belleza, cosmética natural, etc.


Archivo

  • 30
    Noviembre
    -0001

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    dieta nutrición lineaysalud método dukan sobrepeso adelgazar

    Dietas, nutrición ¿Tan mal estamos?

    Comer mal - Un tema muy de moda

    «Comida basura» o «comida chatarra», calorías, sobrepeso,  malnutrición,salud, cuidar la línea... Son «grandes debates» con expertos en nutrición sobre si el método Dukan es bueno o el método Dukan es malo o si es mejor la dieta de la avena o la dieta de la alcachofa... hoy son los temas más recurrentes en los medios de comunicación después de la vida de los famosos, la corrupción de príncipes azules y del  sexo.

    Cierto es que cada vez comemos peor. ¿Quién de los que ya tenemos algunos años no recordamos las olorosas y humeantes comidas que nos esperaban al salir del colegio o del trabajo? Aún recuerdo que al llegar a casa, yo daba un beso a mi madre, e iba derecho a la cocina. Destapaba la olla metiendo la nariz hasta que el vapor del guiso me revelaba lo que comería. A veces arrugaba el gesto, pero en su mayoría me iba a lavar las manos con una sonrisa. Lo hice hasta que me casé. Todavía al recordarlo siento una sensación de hogar inmenso... pero ahora no hay nadie en casa que se ocupe de hacer un nutritivo guiso o un delicioso arroz.

    Una forma de comer que nos es impuesta

    ¿Quién tiene el tiempo de pelar y picar todas las verduras que hacen falta para componer una sopa juliana o para vigilar que se haga un buen cocido? ¿Dónde venden el tiempo? Nadie vende tiempo, pero sí nos venden soluciones rápidas. Hoy todo es rápido porque hay prisa. ¿Por qué hay prisa? Porque nadie vende tiempo.

    Compramos alimentos elaborados o conservas y en el mejor de los casos, alimentos congelados y a veces ni eso. En muchas ocasiones recurrimos al menú del día como la única opción. Y entonces, el comer fuera de casa se convierte en un caos para nuestro organismo.  Otros quizás acudan a restaurantes de comida rápida como alternativa. Comemos refritos, comidas más saladas y... vayamos al sitio que vayamos, las calorías aumentan y el colesterol y la hipertensión también. Luego volvemos a nuestro puesto de trabajo (rápido, por supuesto) y seguimos trabajando.

    En los últimos años, la preocupación de las organizaciones de la salud por la población se ha hecho patente con su guerra particular declarada al tabaco.  Se considera el enemigo número uno del sistema sanitario (es una cuestión de presupuesto). También se escucha cada vez más alto su mensaje de preocupación por la nutrición de la población en general. Por el sobrepeso infantil en especial.  Aunque desde hace algún tiempo está cobrando más protagonismo del que ya tenía porque se prevé que en pocos años nos convertiremos en los cadáveres peor alimentados del cementerio. Pero eso sí, después de haber gastado ingentes cantidades de caros medicamentos (también es una cuestión de presupuesto).

    Lugares de trabajo no habilitados

    En un esfuerzo por preservar la salud de todos, se ha empezó primero, por no dejar de fumar en lugares públicos. Se continuó con la prohibición de hacerlo en el  lugar de trabajo. Han pensado en el fumador y éste tiene derecho a salir cada cierto tiempo a ‹echarse un pitillo› a la calle (por respeto  al que está a su lado a quién nadie preguntó si le era molesto)…  pero ¿quién obliga a las empresas a habilitar un lugar dónde los empleados tengan un comedor cómodo con un hornillo, una mesa y unas sillas? Siempre es mejor comer la comida de un tupper con un rehogado rápido de verduras (aunque sean congeladas) o una tortilla de atún que un refrito de bar. Sería importante pensar en la salud a partir de los alimentos también.

    Si yo fuera una autoridad del sistema sanitario, obligaría a los empresarios  que tengan empleados que desarrollan su trabajo sentados tuvieran andadores mecánicos  y bicis cicloestáticas. Que cada par de horas hicieran cinco minutos (no más) de ejercicios y oxigenen sus cerebros. Se rendiría más, créanme y la sanidad pública ahorraría en medicinas para el colesterol y la hipertensión. Se atacaría el estrés y sus derivados (depresiones, ansiedad, alteraciones cardíacas, etc.).

    Pasamos al menos ocho horas en el puesto de trabajo. A las que sumamos el tiempo en que estamos conduciendo y buscando aparcamiento. No vale con una analítica anual. Con eso no se previenen enfermedades, sólo se detectan. La salud en el trabajo: comer bien o parar y oxigenarse un rato deberían ser un derecho y una obligación y no una posibilidad.

    Síguenos en @LineaySalud  | | |   http://www.facebook.com/lineaysalud 

    Complementos de dieta y nutrición: tienda-online.lineaysalud.com
    Dietas, nutrición ¿Tan mal estamos?

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook