Blog 
Salud y Belleza
RSS - Blog de Francisco Vera

El autor

Blog Salud y Belleza - Francisco Vera

Francisco Vera

Nutricionista y experto en terapias alternativas.

Sobre este blog de Salud

En este blog se difunden contenidos de salud, productos naturales, complementos deportivos, novedades, belleza, cosmética natural, etc.


Archivo

  • Y tus defensas… ¿han desayunado?

    Y tus defensas… ¿han desayunado?L Casei Inmunitas o Lactobacillus Casei y el Lactobacillus Bífidus

    La verdadera historia de los lácteos con defensas o de los lácteos verdes es que el L Casei Inmunitas o Lactobacillus Casei y el Lactobacillus Bífidus son dos bacterias no consideradas composición de un yogur. Estos productos no pueden ser llamados yogur. El arte del Marketing ha hecho el resto, tanto así que si no nos tomamos una dosis de ‹defensas› y nos ponemos una bufanda celeste, no podemos salir a la calle.

    ¿Qué es el yogur?

    El yogur es un producto lácteo cuyo verdadero origen, era la fermentación de la leche dentro de odres en pueblos nómadas de Bulgaria. El resultado de esta fermentación por las bacterias de los odres se llamó «yurt» o mezcla. Nace así el yogur que conocemos y que contiene las bacterias Lactobacillus bulgaricus y Streptococus termophilus.

    Un yogur es un alimento sano y beneficioso en casos de diarreas infantiles o diarreas causadas por la toma de antibióticos. Si un lácteo fermentado no contiene estas bacterias, no puede ser llamado yogur. Aunque pueda conseguirse exactamente el mismo resultado con otras bacterias diferentes, como lo son las de tipo Lactobacillus Casei (l casei) y el Lactobacillus Bífidus. Estas últimas están presentes en la flora intestinal desde que nacemos. En este caso el producto se llamaría «leche fermentada» y no yogur.

    Entonces ¿Aumentan las defensas los Lactobacillus Casei (l casei) y el Lactobacillus Bífidus?

    No. Al ser digerido, cualquier alimento es sometido a un cóctel de ácidos y productos químicos que los descompone para pasar al organismo. Sólo unos cuantos microorganismos permanecen vivos. Algunos son los Lactobacillus Casei y Lactobacillus Bífidus, aunque sobreviven alrededor de un 0,1% de la cantidad ingerida pasando estos a formar parte de un sinfín de ‹bichitos› que habitan en la flora intestinal y que ya hacen su rol.

    El sistema inmunitario del ser humano es demasiado complejo como para ser tan irresponsables de aseverar esa patraña.

    En qué nos afecta tomar productos con Lactobacillus Casei (l casei) y Lactobacillus Bífidus

    En nada. Bueno, sí, en el hecho de que estamos comprando un producto lácteo con exactamente las mismas características que un yogur de toda la vida, sólo que cuatro veces más caro.

    Vea un completo artículo sobre Lactobacillus Casei (l casei) y Lactobacillus Bífidus


    Síguenos en @LineaySalud  | | |   http://www.facebook.com/lineaysalud 

    Complementos de dieta y nutrición: tienda-online.lineaysalud.com
    Y tus defensas… ¿han desayunado?


     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook