Blog 
Sociedad An贸nima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad An贸nima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPA脩A. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de Comunitat

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 16
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Facebook ya no va a gustar a nadie

    Facebook avanza a pasos agigantados hacia su destrucción total. El creador, perdón, El Creador (Mark Zuckerberg) acaba de anunciar que por fin va a hacer caso a sus súbditos y a habilitar el botón de “No me gusta”. Les parecía raro, dice, que la gente enviase “megustas” a noticias tristes y eso había que remediarlo. El problema es la gente. Que en cuanto les das la mano, te cogen el brazo. Hasta ahora Facebook era un sistema binario emocional: podías decir “megusta” o podías callarte la boca.Ahora podrás decir “nomegusta”. Que no es lo mismo. Para que se hagan una idea es la misma diferencia que hay entre gobernar en una democracia occidental y gobernar en Venezuela, donde no hay oposición o, si la hay, la encarcelas.

    ¿Y qué será lo próximo? Porque ya conocen la voracidad de esta especie que inventó el urbanismo levantino. Pronto se hará necesario, imprescindible, el botón “nosésimegusta” o el “antesmegustabaperoyanotengoedad”. Y a partir de ahí va a venir la revolución. La gente va a necesitar muchos botones, millones de botones para expresar lo que siente y piensa; sentimientos que van a requerir, además, desarrollar nuevos iconos. Porque en esta vida no se puede responder a todo levantando el pulgar; salvo que seas Rajoy, claro, y no tengas necesidad de comunicarte con nadie; o sólo tengas que comunicarte con tu puro y tu Marca. Facebook va a cambiar radicalmente. Será la hecatombe. El mundo ya no será el mismo. La gente ya no podrá medirse por los “megustas” que tiene. ¿Dónde estará el metro de platino iridiado, la unidad métrica de referencia? Habrá algunos que tengan cien mil “megustas” con su foto de gatitos y otros que hayan cosechado dos millones de “nomegustaperoigualsimeloveotravezigualmedescojono” con el vídeo de su bebé partiéndose la crisma contra la mesa del salón. Y entonces ¿cómo sabemos quién de los dos es más importante?

    Facebook ha firmado su sentencia de muerte. Cuando implemente todos esos necesarios botones, y tendrá que hacerlo, se tornará una red absolutamente inmanejable. No habrá dedos suficientes para clicar en todos ellos. Pronto notarán una descomunal caída de usuarios. Porque es probable que la gente, para buscar amigos, acuda a otras tecnologías mucho más prácticas y "usables". Por ejemplo, es probable que acaben por escribirse entre ellos. O algo peor, por volver a hablarse.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook