Blog 
Zoon politikón
RSS - Blog de Heliodoro Villanueva Corral

El autor

Blog Zoon politikón - Heliodoro Villanueva Corral

Heliodoro Villanueva Corral

Técnico por profesión con vocación literaria y formación humanística universitaria para unir lo mejor de ambos mundos e intentar aspirar al ideal renacentista.

Sobre este blog de Valencia

El ser humano, ese "animal político" de Aristóteles en tanto que vive en sociedad, será nuestro tema, Por ello y puesto que nada humano nos puede ser ajeno, nos ocuparemos preferentemente de política, sociedad, historia y cultura aunque sin dejar de lado manifestaciones como cine, deporte o televisi...


Archivo

  • 24
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Eurovisión Música

    Eurovisión (2015)

     

    El veterano concurso prosigue su marcha en una edición con escasas novedades musicales aunque eso sí con una abundante dotación de medios, una cuidada escenografía de su sede y un excelente epílogo de percusión antes de las votaciones.

     

    Esta edición de Eurovisión en sí deparó pocas sorpresas, con veteranos países de raigambre como Francia y su sentida oda antibelicista o el retro tecno-swing del Reino Unido en posiciones injustamente bajas mientras la esperable guerra de bloques se dirimía entre los nórdicos pro-Suecia con su inicio síncopado, su estribillo poderoso y su efectismo infográfico, y el sabor algo añejo del grupo de la neo-Marylin rusa y su canción de hermandad cosmopolita, pugna a la que se añadía el pop lírico de Italia y su boy band de “tres tenores” con la casi previsible letra amorosa pero con unas voces notables y el valor añadido de ser de los pocos que defendieron su canción en su idioma.

     

    Por lo demás, el dejà vu de la humilde posición española con su buena puesta en escena y su potencia vocal nos ha traído una vez más otro episodio de notables intérpretes lastrados por canciones limitadas. Volviendo al concurso en general, se limitaron los excesos de disfraces, bailarines y acróbatas de otras ediciones con una apuesta más sobria y donde la ilustración se dejó menos a los medios humanos que a los recursos de escenografía visual e infografía del propio escenario.

     

    Para concluir, hubo un retroceso general del rock, con predominio melódico vocal, gotas de folk y étnico, rítmos bailables, arreglos sinfónicos y melodías demasiado parecidas a las de obras reconocibles así como bastantes temas pacifistas. Se dieron apuestas curiosas como el country lituano o el goticismo tenebrista de Georgia junto a propuestas estimables como las ya vistas de Francia e Inglaterra o la fusión étnico-rap de Israel, la dramatización épico-licantrópica de Azerbayán, la solidez vocal de Serbia o el estreno exitoso de los invitados australianos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook