Blog 
Zoon politikón
RSS - Blog de Heliodoro Villanueva Corral

El autor

Blog Zoon politikón - Heliodoro Villanueva Corral

Heliodoro Villanueva Corral

Técnico por profesión con vocación literaria y formación humanística universitaria para unir lo mejor de ambos mundos e intentar aspirar al ideal renacentista.

Sobre este blog de Valencia

El ser humano, ese "animal político" de Aristóteles en tanto que vive en sociedad, será nuestro tema, Por ello y puesto que nada humano nos puede ser ajeno, nos ocuparemos preferentemente de política, sociedad, historia y cultura aunque sin dejar de lado manifestaciones como cine, deporte o televisi...


Archivo

  • 24
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Política Valencia Rita Barberá

    Rita Barberá: ¿santa y mártir?

    Y salvo el esperado corolario que no procede tendríamos la perfecta hagiografía, el menos a tenor de la almibarada e interesada descripción del PP tras el inesperado fallecimiento de la política popular

     En efecto, aunque quizá se pueda excusar en la conmoción del momento y siendo previsible y hasta cierto punto comprensible la exaltación de su figura y su labor como representante política, lo que no es de recibo es la directa acusación a medios y partidos por su “persecución”, insinuando que es esto lo que la llevado a la muerte.

     Puestos a fabular también podríamos aventurar que su deceso a quien más ha beneficiado ha sido al partido popular y de ahí inferir las teorías conspiratorias más descabelladas que uno pueda imaginar.

     Sin entrar en cuestiones de la salud personal de la ex alcaldesa y partiendo que no han sido los medios de comunicación ni los partidos quienes la han juzgado sino que un alto tribunal como el Supremo es quien ha hallado indicios para llamarla a declarar por graves delitos de corrupción, lo cierto es que todas estas circunstancias sí que pueden haber terminado por minarla pero no del modo mendaz que sostiene el PP.

     Aunque la figura política de sus días de gloria, controvertida, altanera, populista y finalmente implicada en oscuros asuntos que ya no se podrán lamentablemente desentrañar y de los que ella ya no podrá responder únicamente mereciera crítica y reproche, la mujer caída de sus últimos días tan solo puede mover a la piedad:  despreciada, sola y abandonada por los suyos, es esta traición postrera unida a la consciencia de la pérdida de todo su poder tras casi un cuarto de siglo lo que pueden haber sido en realidad los factores determinantes del asunto.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook