banner buzzeando
Redes sociales

Un vídeo parodia a quienes pierden la cabeza por Pokémon Go

Un usuario de YouTube recrea de forma sarcástica la manera en que los usuarios juegan por la calle con el móvil

16.08.2016 | 13:25

El impacto de Pokémon Go en los niños, jóvenes y adultos le ha convertido al videojuego de la década. Un juego que se ha adentrado en el día a día de los jugadores, quienes recorren las calles intentando localizar a estas criatuas animadas, ya sea en el autobús o mientras pasean al perro. Una actitud que ha parodiado un usuario de YouTube, Woki Toki, y que muestra cómo de ridículos nos mostramos con un móvil entre las manos.

En el vídeo se muestra la expectativa creada en torno al juego y cómo se ve a los mismos usuarios en la realidad. Una grabación que no ha pasado desapercibida en las redes y con el que se han identificado decenas de usuarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un enorme caimán sorprende a unos turistas en Florida

El reptil pasó por delante de ellos tranquilamente, momento que aprovecharon para grabarle y...

´Death pose´, el nuevo y tétrico reto viral

´Death pose´, el nuevo y tétrico reto viral

Consiste en fotografiarse simulando estar muerto o habiendo recibido un golpe mortal

¿Quién dijo que los dinosaurios se extinguieron?

¿Quién dijo que los dinosaurios se extinguieron?

El vídeo de 'Godzilla', un enorme cocodrilo, cruzando un sendero en Florida se vuelve viral

Un zorro dentro de un bloque de hielo, la imagen del temporal de frío en Alemania

Un zorro dentro de un bloque de hielo, la imagen del temporal de frío en Alemania

Un cazador alemán lo encontró en el río Danubio y lo exhibe a las puertas de su hotel en Fridingen

La conmovedora reacción de unos monos que creen que una cría ha muerto

La conmovedora reacción de unos monos que creen que una cría ha muerto

Un robot con forma de bebé mono cae de un árbol y sus congéneres lloran desconsoladamente

Dos hermanas gemelas se reencuentran 10 años después

Dos hermanas gemelas se reencuentran 10 años después

Fueron adoptadas por dos familias estadounidenses distintas y la casualidad obró el milagro