banner buzzeando
Vídeo viral

Una joven sufre alucinaciones pornográficas tras acudir al dentista

El efecto de la anestesia le hizo pasar un divertido mal rato a esta chica de Texas que fue a quitarse las muelas del juicio

05.09.2016 | 09:39

La anestesia puede jugar malas pasadas. Y si no que se lo pregunten a la joven Mickaela Brooke, quien tras salir del dentista de quitarse las muelas del juicio tuvo alucinaciones pornográficas.

"Me estoy ahogando con un gran pene negro", dice la joven con cara asustada, sin darse cuenta de que lo que en realidad tiene en la boca es un algodón para recoger la sangre y la saliva.

Como se puede ver en el vídeo, Mickaela pasa un mal rato, pero se lo ha tomado con humor y ha difundido ella misma estas imágenes en las redes sociales, donde se han vuelto virales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un enorme caimán sorprende a unos turistas en Florida

El reptil pasó por delante de ellos tranquilamente, momento que aprovecharon para grabarle y...

´Death pose´, el nuevo y tétrico reto viral

´Death pose´, el nuevo y tétrico reto viral

Consiste en fotografiarse simulando estar muerto o habiendo recibido un golpe mortal

¿Quién dijo que los dinosaurios se extinguieron?

¿Quién dijo que los dinosaurios se extinguieron?

El vídeo de 'Godzilla', un enorme cocodrilo, cruzando un sendero en Florida se vuelve viral

Un zorro dentro de un bloque de hielo, la imagen del temporal de frío en Alemania

Un zorro dentro de un bloque de hielo, la imagen del temporal de frío en Alemania

Un cazador alemán lo encontró en el río Danubio y lo exhibe a las puertas de su hotel en Fridingen

La conmovedora reacción de unos monos que creen que una cría ha muerto

La conmovedora reacción de unos monos que creen que una cría ha muerto

Un robot con forma de bebé mono cae de un árbol y sus congéneres lloran desconsoladamente

Dos hermanas gemelas se reencuentran 10 años después

Dos hermanas gemelas se reencuentran 10 años después

Fueron adoptadas por dos familias estadounidenses distintas y la casualidad obró el milagro