banner buzzeando
Vídeo viral

Una joven sufre alucinaciones pornográficas tras acudir al dentista

El efecto de la anestesia le hizo pasar un divertido mal rato a esta chica de Texas que fue a quitarse las muelas del juicio

05.09.2016 | 09:39

La anestesia puede jugar malas pasadas. Y si no que se lo pregunten a la joven Mickaela Brooke, quien tras salir del dentista de quitarse las muelas del juicio tuvo alucinaciones pornográficas.

"Me estoy ahogando con un gran pene negro", dice la joven con cara asustada, sin darse cuenta de que lo que en realidad tiene en la boca es un algodón para recoger la sangre y la saliva.

Como se puede ver en el vídeo, Mickaela pasa un mal rato, pero se lo ha tomado con humor y ha difundido ella misma estas imágenes en las redes sociales, donde se han vuelto virales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un restaurante de Nueva York sirvió una rata frita.
La peor pesadilla de un restaurante: servir una rata frita

La peor pesadilla de un restaurante: servir una rata frita

Unos clientes que pidieron una ración de pollo frito se sorprendieron al ver dentro del plato la...

Un ciervo se refugia en un balcón huyendo de unos cazadores

Un ciervo se refugia en un balcón huyendo de unos cazadores

Un veterinario le ha disparado un dardo y tras pasar el efecto de la anestesia le han dejado en...

Descubre por qué este sandwich es un auténtico fraude

Descubre por qué este sandwich es un auténtico fraude

El cliente de un establecimiento de comida rápida denunció el engaño a través de Facebook

Subastan un bolso hecho con un gato de verdad

Subastan un bolso hecho con un gato de verdad

El felino disecado ha desatado la ira de las asociaciones animalistas

Los reflejos de un recepcionista evitan la caída de un bebé

Los reflejos de un recepcionista evitan la caída de un bebé

El pequeño se salió de la cuna portable en la que se encontraba cuando su padre la apoyó en el...

Muere el profesor al que le cantaron sus 400 alumnos

Muere el profesor al que le cantaron sus 400 alumnos

Ben Ellis sufría cáncer y fue sorprendido por los estudiantes a las puertas de su casa