banner buzzeando
Tifón

Una luna hinchable gigante, sin control en una ciudad de China

El tifón Meranti se llevó por delante un globo que se usaba como elemento decorativo en la ciudad de Fuzhou

15.09.2016 | 20:07
Una luna hinchable gigante, sin control en una ciudad de China

La llegada de l tifón Meranti en las costas orientales de China ha causado diversos daños a su paso, pero también ha dejado una imagen más propia del cine de ciencia ficción.

En la ciudad de Fuzhou, el viento se llevó por delante un hinchable con forma de luna que se usaba como elemento decorativo de un festival urbano, y que acabó cobrando vida propia para sorpresa de transeúntes y conductores, quienes vieron cómo el globo rodaba por la urbe no sin cierto peligro.

En varios vídeos, se aprecia cómo el viento empuja el hinchable por encima de varios vehículos en la carretera, amenazando incluso a quienes conducían en moto, que logran escapar como pueden al paso de la luna gigante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un enorme caimán sorprende a unos turistas en Florida

Un enorme caimán sorprende a unos turistas en Florida

El reptil pasó por delante de ellos tranquilamente, momento que aprovecharon para grabarle y...

´Death pose´, el nuevo y tétrico reto viral

´Death pose´, el nuevo y tétrico reto viral

Consiste en fotografiarse simulando estar muerto o habiendo recibido un golpe mortal

¿Quién dijo que los dinosaurios se extinguieron?

¿Quién dijo que los dinosaurios se extinguieron?

El vídeo de 'Godzilla', un enorme cocodrilo, cruzando un sendero en Florida se vuelve viral

Un zorro dentro de un bloque de hielo, la imagen del temporal de frío en Alemania

Un zorro dentro de un bloque de hielo, la imagen del temporal de frío en Alemania

Un cazador alemán lo encontró en el río Danubio y lo exhibe a las puertas de su hotel en Fridingen

La conmovedora reacción de unos monos que creen que una cría ha muerto

La conmovedora reacción de unos monos que creen que una cría ha muerto

Un robot con forma de bebé mono cae de un árbol y sus congéneres lloran desconsoladamente