Lo que le faltó a Hitchcock

05.09.2013 | 01:18

Vicenta Company

Llegó a ser honrado con el título de Sir, se le apodó como "El mago del suspense", eternamente embelesado por rubias turgentes y el gran creador de atmósferas inquietantes, con o sin cortina de ducha por en medio.

Sin embargo no todas sus películas son reconocidas como obras maestras. Los críticos suelen ser más exigentes con "los grandes", especialmente con los que nos obsequian con más películas (Woody Allen, Pedro Almodóvar, Billy Wilder?) porque los genios-genios no corren tanto riesgo. Su esencia no es derramada, sino que la dosifican en pocas obras, eso sí, impecables; el primer ejemplo que me viene a la mente es Víctor Erice.

Pero volvamos a Sir Alfred Joseph Hitchcock y al título de este desahogo. Lo que nunca vivió el magno director fue lo que empieza a conocerse como el síndrome de paga extra sí – paga extra no. Esta nueva dolencia empieza a afectar seriamente a gran número de empleados públicos, de servidores de usted, querido ciudadano. Aquellos que en 2012 ya sufrimos el recorte de la paga de navidad (¿modificación unilateral de las condiciones de trabajo?) recibimos septiembre con "Los pájaros" de los respetables, mas no respetuosos dirigentes de esta gloriosa Generalitat Valenciana graznando rumores de repetir la jugada.

Comprobado ya que las columnas del templo albi-verdi-negro del consumo valenciano, cuyas bolsas (que no te cobran directamente ¡albricias!) y se ruborizan en temporada de rebajas, han aguantado un envite, hay que suponer que soportarán uno más. Porque está claro que no es templo de filisteos, que como sustantivo significapersona de espíritu vulgar, de escasos conocimientos y poca sensibilidad artística o literaria.

Sí, admirado Alfred, usted no sabe lo que es verdadero suspense. Si se reencarnase como funcionario de base, en esta época y en este país, sí que podría dirigir su película definitiva, incuestionable, redonda, perfecta, que rezumaría zozobra y angustiosa angustia por todas partes.

¡Qué pena que no sea usted "Uno de los nuestros"!, que, con la progresiva ampliación de horarios, podemos ser dentro de un tiempo protagonistas de "Abierto hasta el amanecer".