Algunos consejos prácticos para el juez ruz

06.09.2013 | 02:41

José Ramón Díaz Sáenz. Bétera.

Señoría, con el máximo respeto del que puedo hacer gala, quiero rogarle que busque el apoyo de la asesoría técnica suficientemente profesional que le permita conocer la información contenida en el disco formateado del PC usado por el señor Bárcenas que le han entregado. No confío en que lea estas líneas, pero espero que algún colega suyo sí lo haga y le comente la posibilidad que le voy a apuntar. No puedo hacer otra cosa para intentar ayudarle a su trabajo.
Los datos grabados en un disco, aunque se formatee, persisten. Se pierde el fácil acceso a los mismos pero mientras no se reescriba el mismo fichero con otros datos, los originales están ahí. Hay programas y empresas en el mercado que se dedican a eso, a la recuperación de ficheros borrados accidentalmente o no.
La excusa del vicesecretario del Partido Popular, Floriano, queriendo justificar el formateo por cumplir con la Ley de Protección de Datos al pasar el ordenador de un empleado a otro denota mala voluntad e intento de obstaculización. También muestra una profunda ignorancia pensando que es una razón pues, ¿qué significa eso, que cuando un director financiero, o jefe de contabilidad, abandona una empresa se deben borrar todos sus ficheros por respeto a la privacidad? Esos datos son de la organización, no del empleado que trabajó con ellos. Actuar como dice ese señor implicaría que, en el caso comentado, ¿se deben borrar la contabilidad, los presupuestos, las previsiones, los ingresos, los pagos, las deudas??
El desconocimiento es tan grande que no es de extrañar que los técnicos que hicieron el trabajo tengan tan poca cualificación que desconozcan lo que le he dicho. Inténtelo. No caiga usted en el mismo error si sus asesores informáticos no saben, o no quieren, ir más allá. En todo caso tras esta lamentable y esclarecedora experiencia, permítame aconsejarle no limitarse a pedir que le envíen los soportes documentales. Utilice a la Policía Judicial, vaya a las dependencias del presunto delincuente y obtendrá directa y por sorpresa toda la información necesaria para su instrucción. La Justicia y todos los españoles de buena voluntad saldremos beneficiados.