09 de enero de 2016
09.01.2016

Isabel Bonig y el Cardenal Richelieu

09.01.2016 | 04:15

La presidenta del PP de la Comunitat Valenciana apunta a todo lo que se mueve que no sean sus propias gaviotas tratando de desprestigiar a quienes nos gobiernan ahora para satisfacción de muchísimos valencianos. Y en esa línea próxima al cardenal quien decía «que se me den seis líneas escritas de puño y letra del hombre más honrado del mundo, y encontraré motivo para hacerle ahorcar», trata la señora Bonig de emborronar la buena gestión de unas nuevas instituciones más abiertas y cercanas a la ciudadanía. Afortunadamente los tiempos de personajes broncas como Martínez Pujalte, González Pons, Carlos Fabra, Rus o Rita Barberá, ya han pasado y mal hará la actual presidenta del PP en cometer los mismos errores, o tal vez bien, según se mire, si con ello se precipita también por idéntico abismo político para dar cabida a alguien menos influenciado por comportamientos que les han hecho perder el norte de lo correcto. Francisco Escámez. Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook