18 de marzo de 2016
18.03.2016

Tutor o/y Coach en el Centro docente

18.03.2016 | 04:15

En la edición de Levante-EMV del 12 de marzo, Ana Fernández afirma que «los institutos deberían tener "coach" para orientar a los adolescentes». Ana Fernández que dice ser coach parece ignorar que antes de la palabra coach tenemos la palabra tutor, que es más amplia a la hora de educar, orientar y ayudar a los educandos; que en los centros educativos existe la figura del tutor, orientador y profesor, con un proyecto educativo de centro y un plan de acción tutorial que contemplan la orientación integral de cada alumno de forma personalizada, integral, coordinándola con cada profesor, con el resto de tutores y con la familia y el entorno, así como con sus compañeros. Esto permite trabajar el enriquecimiento de sus diversas inteligencias, apoyándose en los puntos fuertes. Este planteamiento se ve enriquecido por el aprendizaje por proyectos y aprendizaje cooperativo, a la vez que potencia la convivencia. El coach no llega a esto.

Antes de añadir más personas educadoras, utilicemos bien las herramientas de que ya disponemos y dejemos de introducir vocablos o cargos que lo que hacen es distraer al educador y confundir a las familias y a los propios educandos. Por cierto, la señora Fernández en ningún momento menciona al adolescente como persona a la que hay que educar de forma integral y sistémica y en unión estrecha con la familia y el resto de la sociedad.

Hay un dicho en filosofía que afirma: «Los entes no han de ser multiplicados sin necesidad. Habiendo en un centro educativo, tutores, orientadores, profesores, directivos, alumnos compañeros y la propia familia, así como otros recursos de la Administración educativa, decididamente un centro educativo no necesita añadir un coach. Logremos el mayor rendimiento formativo de los profesionales de los que ya disponemos y no gastemos recursos innecesariamente. Santiago Sanjuán Sanz. Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook