23 de marzo de 2016
23.03.2016

Nostalgia en la estación

23.03.2016 | 04:15

Durante la semana fallera he ido a ver y escuchar algunos días la mascletá desde la Estación del Norte,y cuando observo el estilo moderrnista secesionista vienés, del arquitecto Demetrio Ribes Marco, no dejo de admirar siempre ese especial estilo,y bajo su techumbre exterior de cristal me he situado.Estación del Norte se llama,y como todos sabemos,que las Compañías de Ferrocarriles del Norte,un conglomerado de firmas empresariales,llevaban entonces los trenes de las locomotoras de vapor,que las he fotografiado y he ido en algunos de los vagones que estas arrastraban. Esa otra gran techumbre a lo alto que cubre los andenes,me hace recordar el humo de las locomotoras,y que para no envolver a los viajeros,las techumbres con sus grandes ranuras,hacían despejar la estación de los humos y sus nieblas, que lanzaban aquellas. Los trenes ahora llevan otros combustibles de energías. Ahora quieren en la modernidad que los trenes lleguen subterráneos. Pero he observado,al marcharme de la mascletá terminada,que la estación tiene ahora un muro,por donde al pasar tienes que picar el billete para acceder a los andenes donde están los trenes.Ya no puedo despedirme de mis amigos y parientes bajo los trenes,ya no puedo pasear por los andenes y fotografiar los trenes,pues es la seguridad que pide un tiempo de malignos terroristas.Solo queda un anden solitario,que nos conduce a los bares,a las tiendas a los kioskos,y también a los servicios que los han hecho nuevos y que valen dinero utilizarlos,cuando los antiguos siguen siendo gratuitos para los que pican el billete,pues el recinto está vallado. La Estación del Norte no es lo que era antes en mi nostalgia. Francisco Javier Sotés Gil. Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook