16 de abril de 2016
16.04.2016

El Banco de Alimentos y el Ayuntamiento

16.04.2016 | 04:15

No entro a opinar sobre el Banco Solidario pues desconozco las particularidades de su funcionamiento, pero sí conozco los bancos de alimentos, en los que he trabajado más de 25 años como voluntario. Conviene que se sepa que son asociaciones o fundaciones sin ánimo de lucro, independientes, aconfesionales y apolíticos, con dos objetivos: luchar contra el hambre y contra el despilfarro de alimentos. Funcionan con voluntarios y distribuyen gran cantidad de alimentos, siempre en buenas condiciones de consumo, que de otra forma se perderían (entre otros gran cantidad de naranjas que no se han podido vender). Nunca dan a personas o familias concretas; sólo a entidades benéficas reconocidas, exigiendo que las familias que éstas atienden estén derivadas por los servicios sociales de los ayuntamientos. Suponen un gasto muy pequeño para la sociedad; en cambio, si lo hace el ayuntamiento costará mucho más, pues todos los alimentos se comprarán, dejará de utilizarse mucha comida apta para el consumo que se despilfarra, y serán funcionarios que cobran los que trabajarán. Pero eso sí: se fomentará el clientelismo político hacia el partido que manda en el ayuntamiento, pues es el que dará a las familias necesitadas el dinero... del contribuyente valenciano. Federico Gómez Pardo. Antella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook