21 de abril de 2016
21.04.2016

Valenciano en los contratos

21.04.2016 | 04:15

Considero que el idioma es un medio, no un fin, no es más que un instrumento para transmitir mensajes o para transmitir cultura; lo importante es el contenido, lo que se escribe o lo que se dice, y que se entienda, y no qué lengua se utiliza para hacerlo. Si lo que se quiere es transmitir, lo deseable sería que se utilizase un medio accesible a la mayor cantidad posible de personas.
Siguiendo la tradición judeocristiana, el plurilingüismo es un castigo divino para confundir a las personas y hay quien se empeña en que este castigo perdure, fomentando o imponiendo el uso de lenguas minoritarias. La idiosincrasia de los pueblos emana de su cultura, de sus costumbres, de sus creencias, de sus valores, de sus tradiciones, y no del idioma que utilicen; son muchos los ejemplos de pueblos totalmente diferentes y con idéntico idioma. Sería lamentable que en nuestro ámbito se despreciase un contrato beneficioso para los ciudadanos y para las arcas públicas sólo por el hecho de que no esté redactado en valenciano. Armando Azulay Tapiero. Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook