18 de mayo de 2016
18.05.2016

Autobuses rotos

18.05.2016 | 04:15

Algunas poblaciones del área metropolitana, concretamente, las de l´Horta Oest, que distan del centro de la ciudad no más de 10 kilómetros, no contamos con medios de transporte público adecuados. Los autobuses que estamos obligados a coger diariamente no cumplen con los requisitos necesarios. Quizás hayan pasado las inspecciones, pero no es normal que todas las semanas (yo cojo estos autobuses a diario) se rompa uno, que nos dejen colgados o esperando al siguiente, que no sabes dónde te dejará (si cojes uno que te lleva a Nuevo Centro y te cambian a otro, puede ser que acabes en Alaquàs).

No es normal que subamos a autobuses ladeados con la suspensión rota, a algunos a los que no les van bien los frenos, por lo que van a trompicones. No es razonable que aceptemos subir a un autobús que nos da miedo, uno que está partido. Sí, partido por la mitad, y al que le han puesto unas grapas metálicas. No es normal que algunos de los conductores trabajen turnos de 12 horas sin descanso, o que no tengan descansos semanales durante un mes. Esto son palabras de los conductores, no me lo estoy inventando. No es de extrañar el malhumor y los malos modales de algunos de ellos, pero nosotros, los que pagamos por subir en ellos, ¿cuánto más vamos a aguantar? ¿Tenemos que esperar a que haya un nuevo accidente como el del metro de Valencia?

Los que nos resistimos a usar el coche, los que queremos unos servicios públicos decentes, ¿tenemos que jugarnos la vida? Juan González. Alaquàs.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook