04 de julio de 2016
04.07.2016

Condiciones para asegurarte un sueldo vitalicio

04.07.2016 | 04:15

Coges un tonto (condición imprescindible, cuanto más tonto mejor) y le vendes la moto; le dices que él no es un obrero, que puede ser un empresario y ser su propio jefe, le dices que se puede comprar un pisazo y un cochazo, que sus hijos pueden estudiar en colegio de pago y que se puede sacar un seguro sanitario privado. Le dices que se puede ir de vacaciones a un crucero y como no, ir todos los meses a un restaurante con estrella Michelín.

Le dices además que si es avispado (y le haces creer que ÉL lo es) en poco tiempo podrá tener no sólo un piso, sino dos!!! y también dos coches (eso sí, el de gama baja para la mujer, que uno es tonto pero no tanto).

Cuando ya has generado en el tonto todas esas necesidades (el tonto en su imaginario estado de bienestar está feliz) llega la crisis económica, que es cíclica y a nivel mundial, pero tú le dices al tonto que la culpa es de «los otros», que son malos, y que si te sigue votando a ti él no tiene de qué preocuparse...

El tonto, en algún momento de lucidez, empieza a dudar. Ahí es donde tienes que mantener la calma y entretenerlo con el fútbol, los programas del corazón o con la previsión meteorológica...nunca falla!!!

Si tu ambición no tiene límites, mientras tanto, puedes dedicarte a robar, prevaricar, malversar fondos públicos, tráfico de influencias y diversas actividades corruptas sin importancia porque todo el mundo lo hace, ¿No?

Cuando la cosa se ponga fea y el tonto empiece a pedirte explicaciones de porque a ti te va tan bien y a él tan mal te haces el loco, lo niegas todo y lo que es muy muy importante: le metes miedo, le dices que si se va con los otros va a perder lo poco que le queda. Si además en tus argumentos le metes alguna cuña sobre los inmigrantes, los homosexuales, los nacionalismos y la religión lo tienes en el bolsillo seguro!!! Son temas que a ti te importan un comino, porque tú lo único que quieres es poder y ganar dinero, pero gracias a esos temas polémicos el tonto cuando se junte con otros tontos tendrá algo de que hablar y se olvidará de volver a pedirte explicaciones.

Siguiendo estas premisas, puedes llegar a tener millones de tontos que con una fe ciega te voten una y mil veces, de manera que al final consigas el tan ansiado sueldo vitalicio para ti y para todos tus amigos. Porque ya lo decían nuestros abuelos «no hay nada más tonto que un obrero de derechas», y los LISTOS que en este país hay muchos dijeron «muerto el perro se acabó la rabia» y empezaron a cargarse a la clase obrera...
Mª Cristina Abril Caballero. Valencia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook