15 de julio de 2016
15.07.2016

A «Lucas»

15.07.2016 | 04:15

Lucas es mi hijo, es un perro pero es mi hijo, ha muerto pero vive. A los seres que recuerdas, siempre existen. Lucas tiene apellidos, Orejones López, se los puse en homenaje al personaje de Elvira Lindo, buena escritora y creo que mejor persona; su nombre fue en homenaje al Pato Lucas, era el ídolo de otro hijo mío. Lucas me ha dado más que yo a él, estaba conmigo todo el día, compartíamos prácticamente todo. Lucas era un precioso westy, era chulito pero cariñoso, era valiente pero cuando tenía miedo se refugiaba tras de mí. Su ser más querido era Ángel, también hijo mío, Lucas lo idolatraba, la imagen lamiéndole su cara hasta mojarlo por completo es mi mejor recuerdo. Lucas se vistió de chaqué el día de la boda de Ángel, a regañadientes, como yo, pero lo hacíamos por Ángel. Lucas quería a mi nieta Claudia, que jugaba con él antes de cumplir el primer año de su vida, ese ha sido el mejor regalo que me ha hecho Lucas, dejarse acariciar por mi pequeñita. Ha sido mi soporte en momentos muy difíciles, ha sido mi alegría, mi vida, mi ilusión, lo quiero como a mi nieta y siempre lo querré. Es mejor que muchos humanos que hacen daño a otros humanos por el mero hecho de hacerlo. En ocasiones me pregunto porqué sufren los seres buenos, humanos o no humanos y aquellos que no merecen existir no reciben sufrimiento alguno; no es justo. Lucas, te debo casi todo, te debo tanto, te querré siempre, siempre, hijo mío. Angel Más Raga. Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook