18 de julio de 2016
18.07.2016

A las cinco de la tarde

18.07.2016 | 04:15

«Lo demás era muerte y solo muerte a las cinco de la tarde...» Lorca escribió y plasmó el dolor de la muerte de un torero, la sangre, la sábana blanca... El toro solo corazón arriba... Y en estos días muchos españoles escriben en las redes sociales su reacción ante el desgraciado fallecimiento de un joven torero: hay bandos, los taurinos y los antitaurinos y más, a ver quien es más bruto, más salvaje.

Seguro que el toro daría lecciones siendo animal no racional como es. ¿Cómo puede alguien alegrarse de la muerte de un joven torero? ¿Cómo puede alguien añadir al dolor de la familia estas barbaridades? Quién me lea dirá «ah claro», que como me gustan los toros... Pues no, no me gustan, no. No estoy de acuerdo con esta fiesta, creo que acabará, que la evolución se impondrá. Pero al leer las barbaridades que leo, ya lo dudo... ya dudo de que estemos evolucionando. María Eugenia Oller. Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook