16 de septiembre de 2016
16.09.2016

A tener en cuenta

16.09.2016 | 04:15

Se han publicado cartas con críticas muy duras contra los nuevos gobernantes de la C.V., en las que hay más emoción que razón porque, sus autores, no han tenido en cuenta ciertas circunstancias que dificultan mucho la buena gobernabilidad, de lo contrario habrían sido más comprensivos. En primer lugar no hay que olvidarse de la herencia recibida, en segundo lugar, que hay gente que están poniendo palos en las ruedas, es la estrategia del «cuanto peor mejor» para facilitar la vuelta al poder de aquellos para los cuales los intereses de los ciudadanos son un asunto secundario.

Hay que citar además otra circunstancia, no menos importante, que obstaculiza la acción de gobierno, es el hecho de que el PP, cuando ocupa la Moncloa, suele maltratar a aquellas comunidades en las que no gobiernan, añadiendo un hándicap más. En una coyuntura así lo que necesitan, unos dirigentes cercanos al pueblo y que representan a los ciudadanos, es apoyo y comprensión ya que mostrarse implacable es hacer el juego a aquellos que tienen otros intereses y contribuir a su vuelta al poder. Luis Carlos Rada. Valencia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook