11 de noviembre de 2016

Educación a largo plazo

11.11.2016 | 04:15

A diferencia de lo que piensan nuestros gobernantes, la educación no es una competición, no es una alocada carrera que ha de cambiarse cada cuatro años para demostrar al partido rival quién corta el bacalao. Esos cambios no ayudan al alumnado ni a la docencia, solo crean un futuro incierto para cada estudiante. Yo, formando parte del alumnado y del futuro del país, reclamo una ley de educación inamovible, llevaba a cabo por partidos de derechas y de izquierdas. Incluso atrevo a lanzarme a la piscina diciendo que hace falta un Ministerio de Educación independiente, ajeno al Gobierno que tome el poder. Juan Morillas Amat. Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook